Los más conocidos fantasmas de Praga

Fantasmas de Praga

Pocas ciudades en el mundo cuentan con tantas historias y leyendas como Praga. Y es que en cada rincón, calle, callejón o plaza, podremos conocer distintos relatos supersticiosos que a día de hoy, después de muchos siglos, siguen vivos entre sus habitantes.

Evidentemente, si nos dirigimos a los barrios más antiguos de la ciudad tendremos ocasión de conocer muchas más leyendas, no obstante no es requisito imprescindible, ya que por toda la ciudad hay cientos de ellas. Hoy os proponemos una ruta alternativa por Praga, una manera de marcar en el mapa un recorrido dedicado exclusivamente a visitar estos elementos encantados de la ciudad.

Algunos fantasmas que se pueden ver por Praga

El barbero loco

La calle Karlova es la primera en este recorrido, es esa que da justo al famoso puente de Carlos IV, y es en la que, según cuentan, el barbero loco se pasea cada noche. Este barbero dejó su oficio para dedicarse íntegramente a la magia. Su nueva afición hizo que dilapidara toda la fortuna que había ido ahorrando durante años. Ante la nueva situación de pobreza, su mujer se suicidó y sus hijas no tuvieron más remedio que ponerse a trabajar en un burdel.

Cuentan las viejas leyendas que a día de hoy aun es posible encontrarlo deambulando por la calle, como un loco, intentando que cualquier persona de la misma acceda a cortarse el pelo con él. Según dicen, el día que alguien lo permita la maldición que recae sobre él desaparecerá.

El monje sin cabeza

La calle vecina, la que se llama Liliová, es la morada de otro de estos peculiares espectros de Praga. Según cuentan, hace mucho tiempo en esa calle había un viejo monasterio. Uno de los monjes de ese monasterio cometió el error de enamorarse de una noble.

A pesar de que no pasó absolutamente nada entre ellos, lo cierto es que el resto de la congregación se lo tomó como una clara violación de sus votos. Por tanto, terminó decapitado antes de que pudiera dar una explicación.

Cuentan que los viernes a medianoche aparece montado en su caballo, con la cabeza en la mano. Sólo será liberado cuando un joven se enfrente a él, sujete las riendas del caballo y traspase la forma del espectro con una espada.

El esqueleto mendigo

En las proximidades del Carolinum se puede encontrar todas las noches un esqueleto paseando y pidiendo limosna, o por lo menos es lo que cuentan las leyendas de la ciudad. Este esqueleto pertenece a un hombre que vendió a la Universidad su esqueleto, una vez muriera, para fines científicos. Al parecer, el joven despilfarró completamente el dinero al día siguiente, acto seguido se tropezó, se cayó y se rompió la nuca. Cuentan que desde entonces vaga por las noches reuniendo el dinero suficiente para comprar su esqueleto.

El Carnicero

Para llegar a la iglesia de Santiago, escenario de nuestra última leyenda, debemos cruzar la Plaza de la Ciudad Vieja, rodear el templo de Nuestra Señora de Týn y pasar por la aduana Unglet. En ese momento nos encontraremos con este lugar.

Según cuentan, en el siglo XVII, todo el gremio de carniceros comenzó a proteger la iglesia de un saqueo alemán. Todos excepto uno, un carnicero que pasó esa noche en el burdel más cercano. Como castigo, este carnicero debe proteger eternamente la iglesia de los posibles saqueos. Por eso, aparece ataviado con su uniforme de faena y un gran cuchillo carnicero.

Estas son solo unas pocas de las muchas leyendas que hay por las calles de Praga. Otra forma diferente de disfrutar la ciudad, conociendo las supersticiones de sus ciudadanos que forman parte de su tradición más arraigada.

Más historias tenebrosas de Praga

Otros fantamas en otras partes del mundo

Publicado en: Fantasmas

Tags:

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top