La extraña muerte de Edgar Allan Poe

Baudelaire y Poe

Edgar Allan Poe nació en Boston, el año de 1809. Transitamos por el bicentenario de su nacimiento, aunque sorprende que, en una sociedad como la nuestra, tan proclive cuando no necesitada de la celebración de la efeméride, el año Poe haya pasado sin pena ni gloria.

Bueno, hay lugares en los que nos hemos acordado del escritor estadounidense incluso con antelación, bien que fuese a nuestro pesar. En Galicia, las alas negras del Cuervo, uno de los poemas más conocidos de Poe, arribaron a las costas en forma de chapapote escupido por petroleros naufragados. Corría el año 2002, y el mismo poema de Poe sirvió de clave de unión social ante el drama colectivo: Nunca máis, Nevermore, como se sabe, es el verso fetiche que se repite a lo largo del poema.

Pero no hemos venido a hablar del nacimiento de Poe, sino de su muerte. Como, sin embargo, según mucha filosofía, el hombre es un ser para la muerte y vivir en el fondo no es sino un aprender a morir, a morirse, y según la clase de vida que hubiésemos llevado nos tocará esperar tal o cual manera de morirnos, algo habrá que decir acerca de la biografía de Poe. Porque, en este sentido, no hay contradicción alguna entre su vida y su muerte. El misterio circunda ambas.

Hijo natural de unos cómicos ambulantes, huérfano a los dos años, fue adoptado por un rico propietario de Richmond, del cual herederaría el primer apellido (Allan) y poco más. Porque en su juventud se aficiona al juego y al alcohol y, disconforme con el puesto en una ofina que le había buscado su protector, huye a Boston. A partir de entonces la vida de Poe estará caracterizada por una pobreza infinita.

Se siente artista, poeta. Se enrola en el ejército y busca un camino en el periodismo. Empieza a escribir cuentos, algunos de los cuales estaban entre los mejores del mundo, según creería Cortázar. No lo negamos. Los relatos de Poe son, en su mayoría, hijos del genio atormentado de su autor y portadores ellos mismos de una vena insondable de desasosiego.

La época no estaba madura para entender a Poe. Al menos no en Norteamerica. Baudelaire, otro amigo de la absenta y del opio, en Francia, fue uno de los primeros admiradores (y traductores) del americano. Compartían mucho más que una vida disipada. La concepción del artista, el romanticismo analítico, el genio endemoniado, el simbolismo y las visiones dolorosas a través de la poesía, el spleen o el hastío.

Cuando Poe pierde a su esposa, se precipita en las tinieblas de su penar. Enferma, tiene ataques de delirium tremens y alucinaciones sobre la muerte. Pero de súbito se recupera. Se va a casar con una rica dama, a quien promete dejar la bebida. En los últimos meses, en Baltimore, a Poe se lo ve animado, tranquilo, contento. Una tarde, un par de semanas antes de la boda, sale de casa y no vuelve.

Lo encontraron varios días más tarde, a las puertas de una taberna o tirado sobre la calle, con ropas que no le pertenecían, delirando. No olía a alcohol. Cuatro días después, 7 de octubre de 1849, moría en el hospital al que lo habían llevado.

Un misterio rodea su muerte. ¿Había vuelto a beber? ¿Lo habían emborrachado repetidas veces para conseguir su voto en las elecciones, práctica nada inusual en los USA de la época para con los mendigos?¿Se trataba de un ataque de delirium tremens? ¿Un perro le había transmitido la rabia, como se llegó a decir? ¿O era el cólera? ¿Y no se habría suicidado? ¿Pero no estaba feliz con su nueva situación? Preguntas y más preguntas.

Sólo una cosa está clara: Edgar Allan Poe, uno de los mejores escritores de suspense y de terror, creador de relatos donde las sombras de lo sobrenatural parecen siempre a punto de abalanzarse sobre el lector para llevárselo a sabe dios qué mundos, tenía que irse como se fue. Delirando y entre fantasmas.

Sigue leyendo en:

Los fantasmas del museo Edgar Allan Poe

El misterio de Mary Rogers

Publicado en: Misterios sin resolver

Tags: ,

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

11 comentarios

  1. claudio figueroa dice:

    untremendo escritor, una de las mentes mas delirantes de su epoca, nada se compara a su creativodad literaria y como todos estos seres enmancipados de la realidad de su epoca, muere en la mas absoluta miseria, y en el olvido, seres inmortales que finalmente se revelan a la humanidad en todo su genio y su creatividad, y el cuervo dijo «nunca mas»

  2. Lau dice:

    Pero de qué murió? Eso no me quedó claro. No estaba borracho pero alucinada :S ¿Qué le pasó?…

  3. CocoCH dice:

    El post da alguna información, pero olvida otra muy importante, se le encuentra en una calle Muy deplorable,con ropas muy sucias & dañadas, Que cierto no eran suyas, Sin alcohol En el cuerpo pero alucinando, aunque se sabe que antes pudo estar bebiendo, y lo mas misteriosos de todo; repetía Sin cesar el nombre de una de los personajes que utilizaba concurrid amente en sus cuentos, este nombre era »Reynolds» murio sin aclarar porque solicitaba con tanta urgencia a reynolds.

  4. Ivonne dice:

    Oigan el de la foto de la izquiera no es Edgar Poe es Baudelaire

  5. Dexter dice:

    Como todos los genios fué incomprendido…y me da Pena como pueden ablar de tan mala forma de uno de los personajes mas sublimes de la literatura universal y practicamente creador del genero policiaco…deberian de tener cuidado con eso….

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top