¿Existen o no existen las casualidades?

Botella vacia

Dijo J.J. Benítez en su libro «Ricky B. Una historia oficialmente imposible» -supuesta posesión extraterrestre- que las casualidades no existen. Es más, a lo largo del libro utiliza frecuentemente la expresión: «¿Casualidad? Lo dudo«. Parafraseando al autor, dudamos mucho que las siguientes dos historias que vienen a continuación sean meras casualidades. Quizás la «paradoja de la predestinación» (lo que tenga que ocurrir, ocurrirá) esté en lo cierto. Nunca se sabe.

John Blackman, homicida involuntario de jueces

Hay sucesos en nuestra vida que ocurren de forma aleatoria pero que parecen estar íntimamente interconectados entre sí. Si no, que se lo digan a John Blackman, un ciudadano de Sussex (Inglaterra) que fue condenado en 1922 con la cárcel por no querer pagar la pensión de manutención de su ex esposa. Durante su corto periodo entre rejas falleció el juez instructor. Una vez libre, se le volvió a condenar por la misma infracción y, una vez más, el juez responsable del caso falleció accidentalmente.

Lo curioso del caso es que no sólo ocurrió dos veces, ¡sino cuatro! El tercer juez asignado fue advertido por John. Éste declaró que no quería pagar la pensión -muy obstinado, por su parte-, pero que le preocupaba que le pudiera pasar algo a su señoría. Es más, incluso había acudido al cementerio a dejar flores a los dos primeros (muy considerado). Sin embargo, a pesar de estos argumentos, el juez se mostró implacable y lo envió a la cárcel -también era testarudo-. Falleció mientras dormía. ¿Qué estaba pasando?

Afortunadamente para la justicia británica, el quinto juez se libró de una muerte «segura» gracias a que la ex esposa de John Blackman murió, y éste se libró de la pena por no pasar la manutención.

Mensaje en una botella

Los mensajes en las botellas fueron una práctica muy habitual entre los marineros de siglos pasados. En ellas, en un alarde de desesperación y/o melancolía, plasmaban sus sentimientos o incluso algún mapa del tesoro. Ejemplo de ello, es la historia de un navío japonés que se hundió en un arrecife coralino del Pacífico en 1784.

Una de sus víctimas, grabó en un trozo de madera la tragedia, la metió en una botella y la lanzó al mar. 150 años después, ésta apareció en la aldea de pescadores donde el autor se había criado, precisamente en esa aldea. Una vez más nos preguntamos, ¿existen las casualidades? O, ¿hay alguna fuerza extrasensorial que guía el transcurso de la historia?

Publicado en: Supersticiones

Tags:

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

14 comentarios

  1. Yoldi dice:

    bajo mi punto de vista no estamos ante el concepto de casualidad, sino de probabilidad. todo se basa en la estadística. a caso no sería posible que al salir uno de casa y hasta que no vuelve a ella a la hora de comer se encontrase 3 billetes de 100€ (por decir algo…)? sí, pensareis que eso no os va a pasar nunca, y PROBABLEMENTE sea así, pero no es objetiva y materialmente posible? quizás la probabilidad de que eso ocurra es de 1 entre 99.000.000, pero todas ellas tienen una misma proporción de que ocurran, solo hace falta que se haga el «sorteo» de la acción que se producirá. y hablando de sorteos, a caso la loteria no se fundamenta en la probabilidad? o el ganador del premio lo gana por «casualidad» En mi opinión, el ganador juega su probabilidad entre otras muchas, las cuales todas tienen las mismas posibilidades de que ocurran y obviamente solo ocurrirá una.

    en referencia a lo de la botella del barco hundido en el pacífico, sí, es sorprendente, pero por que sorprende? porque conocemos que se ha producido la probabilidad más remota que podría producirse. sin embargo, debemos preguntarnos ¿cuantas botellas (que podrian haber vuelto a la aldea de su creador)siguen flotando por el océano? éstas son las posibilidades que nadie se plantea (pues són las mas genéricas, las que tienen más probabilidad de que ocurran) y de las que nadie, evidentemente, considera que exista ningún misterio.

  2. Vaya,vaya, muy interesante, a ver, alguien me pueda decir algo relacionado conmigo.
    Me encontre un fosil, y es el mas grande de mexico es un ictiosaurio, esta donado. El otro, veo a voluntad objetos no identificados (ovni). Y el siguiente tengo una piedra del tamaño de una pelota de base ball, la parti y la puli de la parte plana interna de la piedra, salio estampado 3 tres personaje humano y dos de animal con una claridad impresionante, es casual o probabilidad…y bueno si tu supieras que siempre he jugado a la loteria y nada jamas me he sacado algo..

  3. Arq. John Chamba dice:

    Conocen Algo del tipo que fue alcanzado por 7 rayos, está en los records Gines, interesante no? Averiguen un poco mas en la web.

  4. luli dice:

    yo no entendi nada

  5. José vicente dice:

    Es verdad que existen las casualidades y sino como se explica que este Rodolfo Medellin González este en el mundo?? con las tonterias que dice se podria hacer una enciclopedia.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top