Cernunnos, el dios astado

Cernunnos, representación moderna imitando la del caldero de Gundestrup

Hubo un tiempo en el que los bosques eran sagrados y la vida de los seres humanos latía al ritmo de las estaciones. En Europa, los últimos representantes de esa época fueron los celtas, pueblo místico de orfebres, carpinteros, guerreros y poetas.

Heroicos pero desorganizados, sucumbieron a los ejércitos de Cayo Julio César y sufrieron los rigores de la romanización. Un último reducto de su cultura quedó intacto en las Islas, pero incluso hasta allí llegarían más tarde los misioneros cristianos, propagando la palabra de aquel dios extranjero que había muerto en la cruz.

Poco a poco los antiguos dioses fueron olvidados y el hombre occidental dio la espalda a la Naturaleza definitivamente.

De Cernunnos, dios celta de los bosques, nos ha quedado su recuerdo grabado en la piedra. Aparece, por ejemplo, en un grabado rupestre del siglo IV a.C. en Val Carmona (Álpes italianos), en un fragmento de cerámica pintada del siglo II a.C. encontrado en Numancia y en el caldero de plata de Gundestrup (Dinamarca). Conocemos su nombre (que, por otro lado, puede rastrearse en topónimos de gran parte de Europa) gracias a un pilar dedicado a Júpiter en el siglo I d.C. por los marineros de Lutecia).

Se le representa como un ser antropomórfico al que unas astas de ciervo le salen de la cabeza. Está sentado con las piernas cruzadas, en la mano derecha sujeta un torques y en la izquierda una serpiente con cuernos de carnero. A su alrededor descansan animales diversos: jabalíes, ciervos, lobos…, a los que en algunos grabados da de comer de un saco. Estos atributos nos lo presentan como un dios poderoso. Es el señor de los bosques, de los animales salvajes, del ganado y de los animales acuáticos. Protector tanto de la presa como del cazador, es también un dios de la abundancia, la fertilidad y la renovación, y, por tanto, asociado al mismo tiempo a la vida y a la muerte.

El culto a Cernunnos difundido en la antigüedad ha desaparecido y las oraciones que los celtas empleaban en él están perdidas para siempre. Pero ¿a donde van los dioses cuando nadie cree en ellos? Quiero pensar que ahora, mientras las máquinas llenan el aire de ruido invisible, el cemento devora el horizonte y hasta la lluvia nos molesta, Cernunnos aguarda en lo más profundo del bosque, esperando a que llegue el día de volver a enseñarnos el camino.

Bosque de robles

Imagino que alguien pasea por el sendero cercano a un robledal. Anochece y un extraño resplandor azul brilla sobre el bosque. Desconcertado, el paseante ve salir de entre los árboles a un ciervo que se acerca a él sin miedo, le rodea y se dirige otra vez hacia los árboles. Antes de volver a la espesura, el ciervo se para y lo mira, como esperando a que lo siga. Al paseante le invade una intensa sensación de irrealidad. ¿Acaso no ha soñado esto una vez? Sin apenas darse cuenta de lo que hace, se dirige hacia el ciervo y ambos se internan en el bosque. Avanzan despacio, pero con un rumbo fijo. Los árboles son cada vez más frondosos y el hombre siente ahora paz y plenitud.

En el aire flota la promesa de una revelación…

Publicado en: Mitologia celta

Tags: ,

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

6 comentarios

Comments RSS

  1. SHARON ALVAREZ dice:

    ¿a donde van los dioses cuando nadie cree en ellos?
    “los dioses son grandes pero mas grande aun es el corazón humano, este es el lugar de donde los dioses vine y aquel a donde deben regresar”.
    Atsula de American Gods
    esa frase siempre me ha fascinado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top