La papisa Juana: secretos en la iglesia

Corre el año 857 y los ciudadanos de Roma ovacionan al Papa Juan VIII mientras este desfila en procesión desde la basílica de San Pedro hasta su residencia, hasta el palacio Laterano. Al pasar por un estrecho callejón, el Papa tropieza y cae. Todos acuden a socorrerle pero he aquí la sorpresa: el Santo Padre resulta ser una mujer que se ha puesto de parto y que, allí mismo, va a traer al mundo a su hijo.

Horrorizados, escandalizados y furiosos, los seguidores, devotos hasta la obsesión, rodean a la indefensa parturienta, la atrapan, la llevan fuera de la ciudad y, allí, la apedrean hasta matarla.

Papisa Juana

Esta es una leyenda que aun no ha podido ser verificada, pero que sí que fue muy popular durante el siglo XIII y posteriores. Si nos vamos hasta sus orígenes, encontramos la historia de Juana, hija de unos misioneros que vivían en Mainz, Alemania, allá por el año 818.

Se cuenta que Juana se enamoró siendo muy joven, sólo tenía 12 años, de un monje y para seguirlo se hizo pasar por hombre e ingresó en el mismo monasterio que su amado. Haciéndose llamar Juan Anglicus, oraba de día y amaba de noche.

Pero fueron descubiertos y ambos tuvieron que escapar. En algún punto del camino, el objeto de deseo de Juana se evaporó y ella continuó sola hacia Roma con su atuendo masculino. Allí trabajó como maestro y destacó notablemente en la sociedad romana de la época. Reconocido su talento y elocuencia natural por los mismos cardenales, al morir el Papa León IV en 855, Juan, que así la conocían, fue elegida como su sucesor. Así, llegó a ser conocida como Juan VIII.

Pero quedó embarazada de su sirviente más personal y esto la llevó al desastre. Tras el parto público y tan desgraciado final, se nombró un nuevo Papa, Benedicto III. Además, se le puso a éste como fecha de su nombramiento el año 855, y así se borró de un plumazo la existencia de Juana en el Papado. Años después, hubo otro Papa Juan, pero no se le puso Juan IX, sino Juan VIII.

Aunque existen referencias históricas, eso si, nada concluyentes, y se han encontrado vestigios de su posible existencia en estatuas y otras obras de arte, lo cierto es que los historiadores no se ponen de acuerdo. Por ejemplo, durante más de dos siglos hubo en la Catedral de Siena, Italia, una estatua llamada «Papa Juan VIII, una mujer inglesa«, y que estaba situado entre los bustos de distintos Papas. Y allí estuvo hasta que el también Papa Clemente VIII lo renombró como «Papa Zacarías«.

Publicado en: Misterios sin resolver, Personajes con Historia

Tags:

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

70 comentarios

  1. Carmen Márquez dice:

    Hola Damiean:

    Basta con mirar las fechas de publicación.

    ¡Un saludo!

  2. marko antonio espino cortez dice:

    no nos ppongamos a defender la iglesia catolica, todos sabemos que la iglesia catolica siempre a sido corrupta y desde el comienso ella siempra ha tenido enigmas que no quiere rrevelar a las persona por culpa a caer y perder todas sus posesiones.
    es una clara realida esta iglesia ha sido la rramera de apocalipsis

  3. Adriana Navarro dice:

    Por qué juzgan a la Iglesia con tanta dureza?. La Iglesia la conformamos todos. No podemos juzgar a la Iglesia por los actos cometidos por una o por muchas personas que cometieron errores graves, y menos basándonos en leyendas o hechos que no son 100% comprobables. Tu eres católico?, estás viviendo cada día cómo Jesús nos enseñó?, estás construyendo el Reino de Dios aquí en la tierra?, amando a tu familia, a tu prójimo como a ti mismo?, buscas vivir y crecer en la virtud todos los días? Todos somos imperfectos, católicos y no catòlicos. Lo importante es aprender a amarnos los unos a los otros buscando siempre el bien común para todos, tal como Cristo nos enseñó!. No juzguemos a la Iglesia por el Vaticano, pero si se trata de juzgar a la Iglesia, juzguémosla entonces en base a un Juan Pablo II, a una Teresa de Calcuta, a una SantaTeresa de Jesús de Avila, a un Padre Pío, a un San Francisco de Asis, a los misioneros que dan su vida por salvar de la hambruna y la enfermedad en Africa, en base a los miles de religiosos y religiosas que atienden a los enfermos por todo el mundo, a los que se dedican a la educación….en fin en base a tantas y tantas personas que con su ejemplo de vida ponen muy en alto a nuestra Santa Madre Iglesia!. Cambia la perspectiva, no crees?
    Adriana Navarro Dueñas

  4. Javier dice:

    Yo no sé si la historia es cierta o no, sin embargo si nos da la oportunidad de reflexionar y sacar conclusiones sobre nuestra fe, si en realidad Juana fue tan buena y erúdita como para llegar a dirigir la iglesia no tendría nada de malo, el problema fue que al ser descubiertamy por el paradigma de que solo un varón puede ser Papa, fue sacrificada, ni siquiera destituida, apresada, no, fue asesinada. Esto nos lleva a reflexionar en nosotros mismos, cuantas veces por una idea ya grabada en nuestras mentes (y corazones)desechamos lo bueno, aunque lo estemos viendo y probando solo porque tenemos la idea de que no puede ser. La religión católica al igual que la mayoría de las religiones hablan de fraternidad entre los humanos, sin embargo son dirigidas por seres humanos, con defectos y virtudes, el problema es cuando alguien muy radical llega al poder e implanta sus ideas aunque no comulguen con lo escrito. Esto pasa en todas partes, religiones, gobiernos, empresas, etc. Lo que puedo concluir de este relato es que todo evoluciona, si una mujer pudo dirigir a la iglesia quiere decir que no debe haber limitantes para que ellas participen más y pueda haber una 2da Papisa, ya hemos visto mujeres dirigir gobiernos y la gran mayoría lo ha hecho bien o por lo memos no ha sido tan desatrozo como el de algunos hombres. Los que de verdad tienen fe no deben sentirse preocupados u ofendidos por lo que en este espacio se ha comentado, ya que si la historia es real o no, o si la iglesia oculta los hechos, son acciones de hombres y mujeres humanos como tu y como yo, no fue Dios o Jesús quienes lo ocultaron.

  5. sara dice:

    Javier, estoy de acuerdo con tu comentario. Pude ver la película en su totalidad y es muy buena….hasta dónde llega el machismo de unos cuantos(hombres y también mujeres), que se niegan a pensar que «TODO EN LA VIDA, EN ALGÚN MOMENTO TUVO SU INICIO, FUE NUEVO». Por qué no se le puede dar la oportunidad a otras personas, con buenas ideas, de hacer algo bueno por los demás….Nací en una familia católica, pero que a lo largo de la vida, he visto y escuchado tantas cosas que a pesar de creer en un DIOS, hay otras cosas que no sé qué pensar……lo único que sé es que tanto hombres como mujeres, tenemos los mismos derechos y que podemos llegar a hacer grandes cosas por la humanidad…..

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top