En los abismos del Barranco de Badajoz

En el Barranco de Badajoz (Güímar, Tenerife) el omnipresente silencio y la belleza del paraje son testigos mudos de los secretos milenarios que éste encierra. En su interior alberga, además, recónditas galerías de agua donde antaño trabajaban los lugareños en busca del preciado oro líquido. Sin motivo aparente, estos mineros abandonaron sus herramientas de trabajo, sus hogares y, sin echar la vista atrás, huyeron del lugar. ¿Por qué? ¿Cuál fue el hecho que los ahuyentó de su trabajo, el único medio que tenían para subsistir?

Muchos son los afamados investigadores que han intentado resolver el misterio de la pavorosa espantada. Los sabios del lugar, los mayores, dicen que a principios de siglo (1912), dos mineros que se afanaban infructuosamente en encontrar una galería viable, derrumbaron una pared donde se toparon de frente con dos maravillosos seres de luz. Reza la leyenda, la profana, que éstos les invitaron a acompañarles y les indicaron el lugar idóneo para cavar. Otra versión, contrariamente, afirma que un pavor se apoderó de ellos y escaparon en búsqueda de la Guardia Civil. No hay documentos que corroboren esta última, pero la realidad es que, desde la huida, nadie habita en el barranco. Nadie se atreve.

Las galerías de agua quedaron desiertas, abocadas al olvido. Empero su soledad no impidió que germinaran, como la más espesa neblina, más leyendas acerca del sobrecogedor paisaje. Comparten protagonismo con los seres de luz unas esferas de luz blanca que se apoderan del frío de la noche; una gélida temperatura que, a su antojo, se vuelve agradable, cálida, como una breve caricia en el devenir de las horas. Eso es lo que dicen muchos aventureros que, a pesar de haber sido alertados por los güimareros, se adentraron en los precipicios de lo desconocido.

En el llamado también “puerta a otra dimensión”, presenciaron hechos que se escapan a la imaginación: seres alados que, curiosos, se acercaban a darles una bienvenida. Prueba de ello, es la fotografía tomada por Teyo Bermejo (expedición en 1991), que sin saber bien a qué o quién disparaba su cámara, captó una instantánea del espeluznante ser. Años más tarde, osó en volver al barranco para conseguir más imágenes: esta vez, los insignes retratados fueron las esferas de luz blanca que danzaban, despreocupadas, entre la vegetación.

Ser de luz

Con el miedo en el cuerpo, aquellos que se han atrevido a pasar una noche en sus entrañas, la mayoría escépticos, al día siguiente confirmaron que no pasaron la velada solos: escucharon murmullos de hombres y mujeres que, a modo de indescifrables conversaciones, brotaban de las entrañas de la tierra, acompañados por un continuo caer de piedras. Pocos son, muy pocos, los que se atreven a regresar al Barranco de Badajoz, abismo de misterios.

Bibliografía:

  • El legado del temple (Bethencourt, E. E., 1991)

Publicado en: Lugares misteriosos

Tags:

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

7 comentarios

Comments RSS

  1. Sin pretender negar que pueden en determinados lugares existir fenomenos dificiles de explicar,pero lugares tan llenos de misterios y con tantos testigos que aseguran y dan testimonio incluso con fotografias de la existencia de cosas extrañas me asalta la duda y la desconfiansa que se este tratando de alejar a los curiosos porque en ese lugar hay algo o funciona algo que no tiene que ser visto. Por otro lado está el opuesto a esta teoria y que con tanta aparición,sonidos extraños y cuanta cosa extraña lo que se pretenda sea atraer incautos turistas y dolares de todas estas locas teorias mias me gustaria que realmente fuera un lugar mistico y lleno de energias desconocidas

  2. keoni dice:

    vivo en la isla de enfrente, (Gran Canaria), y e visitado par de veces ese barranco, no creo que pase una noche alli, ni acompañado. A una pareja de amigos le paso un caso insolito alli, pondria la mano en el fuego por su veracidad dado de que no dudo en nada de lo que les ocurrio. sobre los trabajadores que tuvieron el encuentro existen dos variables la cual se ha contado la mas fantastica, la otra es que no se les llego a transmitir donde cavar dado de que salieron corriendo directos a notificarlo a la G.civil, en la cual no existe registro de ese hecho. Por otro lado se cuenta de que los nazis anduvieron esas montañas en busca de “algo” como en muchos otros sitios donde estuvieron en busca de otros “algos”. Por otra parte hace unos años fue encontrado por un senderista lo que viene siendo la empuñadura de una daga, angel con la alas extendidas, que era uno de los simbolos nazis, existiendo fotos del descubrimiento, un cordial saludo…

  3. Adrian dice:

    Creo que esto es realmente asombroso y me gustaria pasar una noche ahi por que soy demaciado curioso y pss el miedo es muy natural en cualquier persona, en mi mente solo habitan pensamientos positivos y creo que sea lo sea no me podria causar ningun daño fisico solo un pequeño susto, recuerden que la fe hacia Dios mueve montañas. Desde mi punto de vista creo que todo eso lo que ocurre ahi es sierto y me gustaria quedarme una noche obviamente acompañado de alguien por curiosidad y tratar de tener contacto con esos seres extraños.

    saludos… y espero que no me tomen como un demente jiji

  4. luciano dice:

    no creo que pase nada raro ahi en el pozo, todo cuento chino.

  5. gabriel dice:

    soy de tenerife,y la verdad k conozco muxa gente k piensa k en ese barranco hay algo raro….no se sabe k,se oyen demasiadas historias como para no plantearse al menos k sucedan cosas,mínimo extrañas x decirlo así……

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top