Luis Miguel, Un recuerdo llamado Marcela

La madre de Luis Miguel desapareció misteriosamente hace ahora diez años. Desde entonces, se ignora su paradero y se teme la posibilidad de su muerte. El famoso cantante, sin embargo, declara que ansía encontrarla y que su mayor deseo es volver a verla. Pero quizás se trate de un deseo imposible, de una auténtica quimera que entristece su alma de bolero.

desaparecida madre luis miguel

Han transcurrido más de diez años desde que la madre del cantante desapareció sin dejar rastro. Marcela Bastieri es ahora un recuerdo bello y triste en la mente del mexicano. Que sea, además, el nombre de una madre que lo estreche entre sus brazos, y que conozca a su nuevo nieto es, quizás, cuestión de tiempo. Y de mucha fe. Al menos mientras no se demuestre lo contrario.

Propiciados por la ausencia de noticias fidedignas durante todos estos años, cobran fuerza los rumores sobre un trágico final para la progenitora del astro.

Ciertamente, Luis Miguel es un hombre de incógnitas… en sus amores, sus aficiones, sus relaciones familiares. La vida personal del mexicano parece ser materia de alto secreto, en contraste con el tono íntimo y cercano de su voz y de las canciones que lo han catapultado a lo más alto de un éxito que parece incombustible.

En torno al caso de su madre ha emitido algunos comunicados y ha realizado declaraciones en entrevistas puntuales, en las que reitera, una y otra vez, que volver a verla sería ver cumplido su mayor deseo. Hace unos años, el hermano del famoso cantante, Alejandro Gallego Basteri, advirtió sobre la falsedad de las informaciones difundidas en los medios que daban por cierta la supuesta aparición de la madre de ambos.

Mientras los años van sucediéndose, Luis Miguel sigue alejado de la inacabable oleada de especulaciones tejidas en torno al paradero o, quizás, trágico desenlace de la italiana, refugiado en un silencio que, de forma inevitable, alimenta la incertidumbre.

Especulaciones sobre su desaparición

¿La madre del exitoso intérprete de boleros abandonó a su marido, Luis Rey (su padre), cansada de los malos tratos que éste le propinaba; volvió a casarse en Italia, esta vez con un capo de la mafia italiana que acabó matándola; fue víctima de un asesinato planeado por el mismo Luis Rey o, como aseguran otros, padecía una enfermedad mental que la hizo perderse y morir sin que nadie reclamase sus restos? ¿O, incluso, aventuran otras voces, está recluida en un psiquiátrico italiano, o en alguna mansión de Luis Miguel, que la mantiene allí escondida, lejos de fotógrafos, de su brillante y feliz imagen pública?

Lo único cierto, cuando ahora se cumplen los diez años desde que el cantante quedó huérfano, es que la magia de la sonrisa de Marcela reluce en el rostro del cantante, su viva imagen.

Otras desapariciones famosas

Publicado en: Misterios sin resolver

Tags:

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

6 comentarios

  1. Patricia dice:

    Es muy triste esto que cuentas. Creo que hay mucho de leyenda en torno a la historia. pero hay una gran realidad. El astro mas brillante del firmamento artistico ha perdido a sus padres. Espero que junto con sus hermanos construyan una nueva familia, una familia hermosa y unida.

  2. Pues si es triste una historia de los famosos, historia que ellos mismo fabrican, hoy en dia luis miguel le da rienda suelta a su vida con la irresponsabilidad que lo caracteriza. Niños por dondequier.

  3. Francisco Martinez Osses dice:

    La vida de los famosos suele ser una gran mentira…sin comentarios

  4. luis dice:

    si es triste esta historia espero que la vida le cambie

  5. Pablo Esteban dice:

    Creo comprender los sentimientos de Luis Miguel, que los lleva muy dentro de su corazón, aunque ante el mundo muestre otra faceta en su rostro, porque así debe hacerlo. ¿Por qué le comprendo?, simplemente porque personalmente en estos aspectos vivo una tragedia interior muy similar a la de este personaje mexicano y al igual que él, en mis alrededores, amistades y hasta incluso familiares, no saben lo que llevo por dentro, porque no lo demuestro, es una parte muy triste de mi vida privada. El canta, alegra a la humanidad, por mi parte trabajo mucho para la humanidad, pero sólo Dios sabe lo que cada uno lleva por dentro. Es aquí cuando más comprendo ese mandato de Jesús cuando dice: «El que quiera seguirme, tome su cruz y sígame». Uno la cruz la lleva por dentro. Luis Miguel, estoy a tu lado porque te comprendo, sé que eres fuerte.

Top