La leyenda del Templo de Kiyomizu-dera en Kyoto

Templo Kiyomizu-Dera

Cuenta la Leyenda que…

Corría el año 778 d.C. Enchin, un monje que venía de Nara, la, por entonces, capital del Imperio Heián, siguió el curso de un pequeño arroyo de aguas cristalinas, que había visto en sueños. Al final del arroyuelo, se encontró con que el mismo nacía de una cascada que bajaba del monte Otowa, y en aquel lugar, en que la cascada rompía y nacía el arroyo, construyó una ermita dedicada a la diosa de la Bondad: Kannon.

Kiyomizu-dera: de ermita a templo

Dos años más tarde, estando alojado ya allí el monje Enchin, apareció un general, Tamuramaro Sakanoue, quien iba persiguiendo un venado al que pretendía matar para ofrecérselo a su esposa embarazada, dado que se consideraba que su sangre proveía de los poderes de la fertilidad.

Cuando lo mató, Enchin lo recriminó con dureza, y el general, profundamente arrepentido construyó sobre la ermita el Templo que hoy se conoce de Kiyomizu-dera.

Visita al templo de Kiyomizu Dera: Su Historia.

El Templo Kiyomizu-dera en Kioto, en Japón, también cuenta con una fascinante y misteriosa historia.

Este antiguo templo budista, cuyo nombre significa «Templo del agua pura», es mucho más que un simple lugar de culto; es un portal hacia el pasado, donde la arquitectura y la espiritualidad se entrelazan en un juego de secretos y misterios.

Imagina adentrarte en un lugar donde cada piedra, cada viga de madera, susurra antiguos relatos de siglos pasados. Fundado en el año 778 d.C., el Kiyomizu-dera ha sido testigo de innumerables eventos a lo largo de los años, desde rituales sagrados hasta la contemplación de monjes en meditación.

Pero más allá de su antigüedad, este templo guarda secretos intrigantes. ¿Has oído hablar de la «Presa de los deseos»? Una plataforma de madera se extiende sobre un acantilado, desafiando a los visitantes a caminar de un extremo al otro con los ojos vendados. Se dice que aquellos que completan esta hazaña ven sus deseos cumplidos. ¿Será verdad o solo un truco de la mente?

Y no te dejes engañar por su belleza serena. El Kiyomizu-dera es un lugar donde lo místico y lo terrenal se encuentran. En sus terrenos, encontrarás el Jishu Jinja, un santuario dedicado al amor y al emparejamiento, donde los visitantes buscan el favor de los dioses en asuntos del corazón.

Pero la verdadera magia del Templo Kiyomizu-dera se revela en la primavera, cuando los cerezos estallan en flor. En ese momento, el templo y sus alrededores se transforman en un paisaje etéreo, donde la fragancia de las flores y el suave murmullo del viento te transportan a otro mundo.

En 1994, la UNESCO reconoció la importancia del Templo Kiyomizu-dera al nombrarlo Patrimonio de la Humanidad. Pero más allá de los títulos y las etiquetas, este lugar sigue siendo un tesoro de misterio y belleza, esperando ser descubierto por aquellos que buscan más que simples monumentos históricos. ¿Te atreverás a desentrañar sus secretos?

Otras leyendas de esta cultura nipona

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Print Friendly, PDF & Email



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

  1. KyotoOmote dice:

    Interesante leyenda. Alguna acerca de el santuario que está arriba del templo?

Top