Estigia, el río del inframundo

Caronte cruzando rio Estigia

El río Estigia es uno de los cinco ríos que rodean el reino del Hades, o del submundo, y el más conocido y venerado en la antigüedad. Los otros cuatros son Aqueronte, Cocito, Flegetonte y Lete.

Para los dioses no había nada más sagrado que jurar por el Estigia. Algunos cuentan que sus orillas eran tan nauseabundas y fétidas, que sólo un trago de sus aguas producía la muerte inmediata. De hecho, más de una vez algún que otro desafortunado fue condenado por Zeus a beber de él. Otros decían que del río Estigia salían burbujas de fuego, como si estuviera en constante ebullición. Y también es conocida la leyenda en la que Tetis sumerge a su hijo Aquiles en el Estigia, dándole con ello la inmortalidad (bueno, menos en el talón, que fue por donde su madre lo agarró durante el proceso).

El Estigia separa el mundo de los vivos del de los muertos. Su largo recorrido rodeaba al Hades nueve veces. Su nombre significa “odio”, pues por el pasan las almas coléricas y furiosas cuya condena es terminar ahogadas en sus pútridas aguas.

Muchos creen que Caronte, el barquero encargado de trasladar las almas al otro lado, cruzaba el Estigia. En realidad esto no es así. En realidad, este personaje cruzaba el río Aquerón. Al final del trayecto le esperaba el famoso Cerbero, un perro monstruoso de tres cabezas, enorme mandíbula y cola de serpiente, que guardaba las puertas del Infierno. Su misión era dejar pasar a las almas y no permitirles salir jamás. Caronte sólo llevaba a aquellos pasajeros que le pagaban un óbolo, la moneda que era puesta en la boca de los difuntos al morir. Los que no podían pagar eran condenados a vagar cien años por el río hasta que ellos mismos encontraran la entrada o bien el taciturno y viejo barquero los llevaba gratis.

Pero el Hades o inframundo no sólo alojaba al infierno y a las almas sin perdón. Allí terminaban todos. Sólo que los héroes tenían su propio paraíso, las conocidas como Los Campos Elíseos. Una vez pasada la entrada y al Cerbero, allí estaba el Asfódelos, donde iban a para la mayor parte de las almas y cuya existencia era bastante tenebrosa y lúgubre.

El terrible Cerbero era hijo de Equidna y Tifón, los cuales fueron ya padres de varias criaturas monstruosas, como Quimera, la Hidra o el León de Nemea.

Cuenta la leyenda que cuando Orfeo fue en busca de su amada Eurídice, su música era tan dulce que Cerbero no opuso resistencia alguna a su paso…

Publicado en: Mitología griega, Mitologia

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

22 comentarios

Comments RSS

  1. FRANCISCO dice:

    Corrijo Estigia no se alia a Zeus en la Gigantomaquia sino en la Titanomaquia disculpenme

  2. Pluton dice:

    el inframundo no es el infierno no son sinónimos no le des negatividad al inframundo se supone que es el lugar donde eran separadas las almas según lo que hicieron alli hiban todas las almas a recibir juicio osea el inframundo seria el juzgado o algo asi y el infierno la carcel no se si se entiende la idea

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top