El parador de Cardona, misterio en la 712

Parador de Cardona

Historias de hoteles embrujados hay muchas, pero casi ninguna como la del Parador de Cardona y su habitación 712, la cual permanece cerrada al público y sólo la alquilan, con recelo, si un huésped la pide expresamente en la recepción.

Según muchos testigos este lugar sería el foco de toda la actividad paranormal que acontece en el viejo castillo, quienes osaron pernoctar dentro de estas 4 paredes afirman haber visto extrañas visiones de un hombre y una mujer ataviados con ropas de la época medieval deambulando por la habitación, parados frente al pie de la cama, psicofonías captadas por expertos, golpes en la puerta, pasos en el pasillo, entre otras tantas cosas.

Pero antes de explayarme más sobre el tema, me gustaría comentarles un poco de la historia de este sitio para que puedan comprender mejor la razón por la cual no sólo alberga recuerdos de la antigüedad sino a ciertas almas que aún vagan por este mundo sin encontrar su camino hacia la paz.

El castillo del Parador de Cardona es un edificio antiquísimo, cuenta con más de mil años y está enclavado en un espacio privilegiado. Sobre un cerro de 154 metros de altura desde sus ventanales se tiene una vista espléndida de los pirineos y todo el majestuoso paisaje reinante.

En la antigüedad, este sitio fue el hogar de los duques de Cardona y permaneció en ruinas hasta 1976 donde se lo reconstruyó para usarlo como parador y atracción turística. Durante la etapa de construcción y remodelamiento muchos trabajadores acusaron el haber presenciado hechos extraños, no presencias fantasmales sino movimientos de cosas, ruidos, voces de ultratumba y golpes.

Uno de los eventos más renombrados fue vivenciado por un ex gerente del parador y unas empleadas de limpieza. Cierta tarde las mujeres subieron a la planta 7 para limpiar las habitaciones, por inercia las mujeres golpean en todas las puertas a pesar de que los inquilinos ya las habían desalojado; al llegar a la 712 a su llamado una voz ronca les responde “Espere”, a los segundos las camareras cayeron en la cuenta de que esta habitación no debía estar ocupada. Nuevamente golpean para corroborar que allí había alguien y la voz repite “Espere”.

Por lo extraño de la situación preguntan en recepción si alguien se hospedaba en la 712 y naturalmente les responden que la misma no había sido ocupada por nadie. Tratan luego abrir la puerta con la llave maestra y les es imposible, al rato de intentarlo consiguen sin esfuerzo abrir la puerta e ingresan con cierto recelo.

Dentro estaban las camas hechas, todo en su lugar a excepción del cuarto de baño, allí había una canilla abierta, una toalla húmeda y un par de pisadas frente al lavabo como si alguien hubiera estado acicalándose.
No había forma de que alguien estuviera dentro del cuarto ni que nadie hubiera salido sin ser visto, todo el piso estaba vacío y los testigos no se movieron del lugar hasta que pudieron abrir la dichosa habitación.

Otras de las presencias que comúnmente se vislumbran en el parador de Cardona es la de una bella y joven mujer vestida con atuendos medievales que se pasea tristemente por el corredor  y habitaciones del mismo piso, sola o acompañada por un caballero.

Como se imaginarán los trabajadores del hotel, por razones obvias, generalmente se rehúsan a subir solos a la séptima planta por lo cual se les permite el ingreso de a dos para que puedan realizar sus tareas con algo más de tranquilidad.

La habitación permanece cerrada y no suelen alquilarla, sólo lo hacen cuando alguien la pide expresamente pero no sin antes advertir a los osados visitantes de lo que pueden vivir dentro de estas paredes y que el parador no se hace responsable de lo que pueda sucederles.

Se estima que la razón de los fenómenos se debe a que el sitio fue testigo de asesinatos, torturas y masacres. En sus calabozos se dio muerte e muchas personas las cuales quizás continúan aún hoy día atrapadas sin encontrar una salida y reviviendo minuto a minuto las mismas y cruentas vejaciones.

Publicado en: Lugares misteriosos

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

18 comentarios

Comments RSS

  1. tania dice:

    yo soy una niña pero si yo fuera con mis padres al hotel les diria k yo kiero ir a la habitación 712 seria flipante!!!!!!!!!

  2. Jaume Cortes dice:

    Yo voy mañana día 23, a ver si me dan la 712 y le doy una sorpresa a mi amada.

  3. ¡Buenas tardes!

    Nosotros también nos hospedamos en el majestuoso Parador de Cardona. La excusa fue escribir un artículo sobre Cardona.

    Nuestra habíación fue la 614, donde redacté parte del artículo.

    No pudimos dormir. Y me abstuve de escribir nada sobre ello en mi blog.
    Durante la noche, el espejo de época al lado de la cama recibía golpes aleatoriamente. La puerta del baño oscilaba sin razón. Solo eso en la habitación…

    Incluso los empleados cuentan sus experiencias abiertamente.

    Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top