Los gigantes de los Urales, leyenda de Rusia

Man-Pupu-Nyor

En la República de Komi, situada en la frontera entre Europa y Asia, hay unas impresionantes formaciones rocosas de 200 millones de años de antigüedad y más de 40 metros de altura, conocidas como Man-Pupu-Nyor (cuya traducción es “La pequeña montaña de los Dioses”), a unos 220 km del poblado habitado más cercano. Estas maravillas naturales tienen su propia leyenda, la de la tribu de los Mansi, que habitaron estas tierras desde tiempos remotos. Se dice de los Mansi que sus miembros poseían la fuerza de un oso y la velocidad y agilidad de un ciervo, y eran tan expertos en la cacería como hábiles en la elaboración de prendas con pieles.

Según cuenta la tradición rusa, en la montaña de Yalping residían los espíritus ancestrales, que prestaban ayuda a los Mansi debido a la sabiduría de su líder (Kuuschay) y su respeto por el mundo espiritual. Kuuschay tenía esposa, dos hijas y un hijo, pero sobresalía una de sus hijas por su hermosura y esbelta figura.

Un buen día se encontraba Torey, uno de los gigantes que habitaban las montañas, oyó hablar de la extrema belleza de la hija de Kuuschay, fue a ver a éste para exigirle la mano de la muchacha, petición que su padre rechazó de inmediato. Sintiéndose ofendido, el gigante marchó en busca de sus hermanos con la intención de volver y asediar el pueblo hasta que la joven le fuera entregada.

Cuando el gigante retornó todos los miembros de la tribu se encontraban en el poblado, excepto Pygruchum, el hijo de Kuuschay, y un grupo de cazadores. Durante un día entero los Mansi resistieron el furioso ataque de los gigantes, pero viendo que pronto serían superados, el líder invocó a los espíritus de los ancestros para que les ayudasen, rogándoles además la vuelta a casa de su hijo.

Súbitamente, una espesa y negra niebla envolvió el poblado de los Mansi, a la par que los rayos comenzaban a iluminar el cielo, pero esto no frenó a Torey, que se abalanzó con su enorme maza contra Kuuschay, quien logró escapar del golpe en el último momento. Ante la confusión y el hecho de no ver nada con claridad, los gigantes decidieron esperar a que se disipase la tormenta para poder terminar su trabajo, pero los Mansi aprovecharon este tiempo para escapar del lugar dirigiéndose a unas montañas cercanas.

Cuando al día siguiente la niebla comenzó a difuminarse, Torey y sus compañeros contemplaron con sorpresa que, no sólo se habían escapado los Mansi, sino que Pygrychum, el hijo del líder, se dirigía hacia ellos comandando un ejército de guerreros. En su mano, portaba dos armas bendecidas y entregadas por los dioses, un escudo y una espada. Aquellos gigantes que contemplaban el brillo de la espada fueron notando como sus miembros parecían no responder, y sus movimiento se hacían cada vez más lentos. Mientras tanto, una intensa luz fue envolviéndolos a todos, gigantes y humanos, hasta que de pronto y en medio de un estruendoso trueno todo terminó.

Ante la sorpresa de los guerreros Mansi, los gigantes se habían transformado en piedra y con ellos también el valiente Pygruchum quedó petrificado. Desde aquel día sus figuras permanecen inamovibles y solitarias entre montañas, y dice la leyenda que aun se pueden encontrar por los alrededores los trozos de roca pertenecientes a la fortaleza destruida por Torey.

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

Comments RSS

  1. pintero dice:

    Me gustó. Gracias.

  2. misterio dice:

    Buena leyenda! E interesante lugar por visitar.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top