¿Quién fué Aracne, la bordadora de Hipepa?

Aracne

Aracne, hija de Idmón de Colofón, se había labrado una reputación como hábil bordadora y tejedora en su ciudad, Hipepa. Además, su padre también era conocido por su habilidad para teñir de púrpura las lanas procedentes de Tiro. Pero quiso la desgracia que Aracne, al ser a menudo colmada de alabanzas y cumplidos, llegase a presumir de poseer una habilidad mayor que la de la propia Minerva, que además de ser la diosa de la sabiduría y la guerra, también lo era de la artesanía.

Pese a que Minerva se sintió profundamente ofendida, ofreció a Aracne una posibilidad para arrepentirse de sus palabras. Habiendo tomado la forma de una anciana, Minerva advirtió a la joven y presuntuosa bordadora que no era bueno ofender a los dioses, y mucho menos menospreciar su poder. Lejos de amilanarse, Aracne se rió de la anciana y le dijo que podría vencer a los dioses en una competición de bordado, a lo que Minerva aceptó con gusto tras quitarse su falsa apariencia.

Mientras la diosa Minerva había tejido un hermoso tapiz en el que representaba su victoria sobre Poseidón, Aracne realizó una magnífica obra de arte en el que contaba historias sobre los dioses. Pero no cualquier historia, sino que mostraba en 22 partes todas las infidelidades cometidas por los dioses, y en las cuales habían utilizado las formas de animales para engañar a los mortales. Minerva se vio obligada a admitir que era una obra de arte impresionante, realmente a su altura, pero se sintió ofendida por el tema elegido para el tapiz, así que destruyó la obra y golpeó a Aracne por su osadía.

Y he aquí que el mito tiene dos finales diferentes, según la fuente de la que se extraiga. Por una parte, tenemos la huida y posterior suicidio de la joven bordadora, que no fue capaz de superar la humillación y el castigo de Minerva. Por otra, en la versión de Ovidio se nos muestra a minerva transformando el telar de Aracne en una gran tela de araña, y a la muchacha convertida en una araña como castigo por su insolencia.

La leyenda de Aracne bien podría ser una analogía sobre el descubrimiento del arte de tejer, posiblemente inspirado en las arañas y sus magníficas telas, además de ofrecernos otra versión de la historia del maestro que es superado por el alumno, cosa que parece no gustar a ningún maestro.

Publicado en: Mitología griega

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

5 comentarios

Comments RSS

  1. eduardo dice:

    Hola que tal
    bueno no se de donde sacaste este mito, pero no parece ser mito griego por que se habla de deidades que mas bien son romanas

    saludos

  2. Jaime Marquez dice:

    Hola Eduardo.

    Pues ya está corregida la referencia a Neptuno, Poseidón para los griegos. Gracias por tu interés.

  3. Vicky dice:

    en si los dos finales que dices son correctos sin embargo son uno solo se supone que el que zeus fue el juez en la competencia y al ver las dos obras de arte eligió ganadora a Atenea (aguas con los nombres romanos)ya que con un movimiento de mano el tejido de la diosa cobró vida y las figuras se movian sobre el telar, al ver esto Aracne se sintío humillada pues el veredicto de Zeus fué injusto porque Atenea usó su magia para ganar, deshecha se hecho a correr y se fue a colgar en una viga con su propio hilo de tejer al ver esto Atenea compadecida pidió a Zeus piedad para convertirla en la primera araña y no dejarla morir.

    Esa es la “leyenda oficial”

  4. Ariela dice:

    En el mito que yo lei ponia que la bordadora al ver que habia desafiado a la mismisima diosa,se quiso ahogar con una soga,pero la diosa se la saco.Pero como castigo la convirtio en araña,para tejiese por siempre.

  5. Iceman dice:

    Es cierto que atribuir una sola versión a un mito griego se torna tarea complicada. Si por algo se caracteriza esta mitología es por el número de versiones que la gran mayoría posee, pasando por diferencias entre autores o sencillamente por la modificación de los mismos en el modo en que se daban a conocer: de forma oral.

    Aracne es el caso ejemplar de que la humildad debe ser un atributo a cosechar.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top