Juno, diosa romana

Juno

La equivalente romana de Hera, reina de las divinidades griegas, diosa del matrimonio y esposa de Zeus, era Juno. Hija de Ops y Saturno, estaba casada con Júpiter del que también era hermana y con quien formaba parte, al lado de Minerva, de la llamada Tríada Capitolina; este hecho hacía que los romanos la considerasen como una deidad mayor dentro de su panteón religioso. Fruto de su matrimonio con Júpiter nacieron los dioses Marte, Vulcano e Ilitía.

Eran muchos los atributos que se le suponían, los cuales iban acompañados de un epíteto y varios títulos que venían a señalar las diferentes facetas y papeles que la diosa representaba en cada momento.

Para empezar, como diosa del matrimonio ostentaba los títulos que siguen:

– Interduca, ‘la que lleva a la novia al matrimonio’

– Domiduca, ‘la que lleva a la novia a su nuevo hogar’

– Cinxia, ‘la que pierde la faja de la novia’

Otros de los adjetivos que la solían acompañar eran los siguientes:

– Regina (“la reina’”), que venía a remarcar su matrimonio con Júpiter, el correlativo hecho de que era pues la reina de las divinidades y también su participación en la mencionada Tríada Capitolina.

– Moneta, ya que también era adorada como la protectora de las riquezas del Imperio romano.

– Lucina ( que se podría traducir como “la que trae niños a la luz”) y Lucetia (‘la que trae luz’), por su papel de ayudante en los partos.

– Pomona (‘de la fruta’).

– Pronuba (‘matrona de honor’).

– Ossipagina (que puede significar “la que moldea los huesos” o también “la que fortalece los huesos”)

No obstante, con probabilidad algunos de estos epítetos pueden ser parte de descripciones poéticas, más que haber sido utilizados para definir a la diosa en un contexto más “real” y por lo que respecta a su culto.

Publicado en: Mitología romana

Tags: , ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top