La leyenda de las Arañas de la Navidad en Alemania

Arañas de la Navidad

La Araña de la Navidad es una leyenda alemana conocida desde hace muchos años. Hoy en día, precisamente, son muchos los alemanes que colocan en su árbol de Navidad una araña brillante. Hubo una vez hace mucho, mucho, tiempo, un hogar alemán, en el que la madre se encargaba de limpiar la casa para celebrar el día más maravilloso del año.

Era el día en el que nacía Jesús, el día de la Navidad. Ella limpiaba y limpiaba, para que no pudiera ser encontrada ni una sola mota de polvo. Incluso limpió esos rincones en donde, en muchas ocasiones, al hacer mucho tiempo que no se limpia, suelen aparecer minúsculas telas de araña. Las pequeñas arañas, viendo sus telas destruidas, huyeron y subieron a Dios sabe qué rincón del ático.

Por fin llegó la víspera del Día de Navidad. En casa colocaron y decoraron con mucho orgullo y alegría el árbol, y la madre se quedó junto a la chimenea, esperando que sus hijos bajaran de sus habitaciones. Sin embargo, las arañas, que habían sido desterradas tras la ardua limpieza de la madre, estaban desesperadas porque no iban a poder estar presentes en la mañana de Navidad. La araña más vieja y sabia sugirió que podían ver la escena a través de una pequeña rendija en el vestíbulo.

Silenciosamente, salieron del ático, bajaron las escaleras, y se escondieron en la pequeña grieta que había en el vestíbulo. De repente, la puerta se abrió, y las arañas asustadas corrieron por toda la habitación. Se escondieron en el árbol, y se arrastraron de rama en rama, subiendo y bajando, buscando al menos esconderse en las decoraciones más bonitas.

Cuando Santa Claus bajó por la chimenea aquella noche y se acercó al árbol, se dio cuenta con espanto que estaba lleno de arañas. Santa Claus sintió lástima de las pequeñas arañas, porque también son criaturas de Dios, sin embargo pensó que la dueña de la casa no pensaría lo mismo que él. Por eso, con un toque de magia, golpeó un poco el árbol, y convirtió a las arañas en largas tiras brillantes y luminosas.

Desde entonces, en Alemania, todos los años, los abuelos les cuentan a sus nietos la leyenda de las Arañas de la Navidad, y colocan con ellos las guirnaldas brillantes y de colores en el árbol. Cuenta la tradición que siempre hay que incluir una araña en medio de cada decoración.

Publicado en: Navidad y Año Nuevo

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

7 comentarios

Comments RSS

  1. axel ivan ortiz ruiz dice:

    es chida la recomiendo

  2. juanito dice:

    Me Saque Un 2 Culpa de la leyenda >:(

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top