Las orejas de burro del rey Midas

Orejas de Burro

A través del tiempo, sobre todo durante la niñez, hemos asimilado o denominado a aquellas personas carentes de conocimientos o que no desean estudiar con un singular animal, el asno, mejor conocido como el burro. Una frase celebre como “orejas de burro le vamos a poner” se ha convertido en algunos países en un dicho popular, sin embargo dichas palabras tal vez no procedan de una cultura específica o un libro en especial sino de un antiguo mito griego.

El mismo toma como personaje principal al rey Midas de Frigia e hijo de Gordias (nombre usado por la realeza en la historia mítica de Frigia) quien gobernó durante el 740 a. C. y el 696 a. C  y  que según la mitología griega se caracterizaba por su áspero trato con los dioses y su obsesión por las riquezas. De esta manera, tras una lección aprendida con el dios Dionisio, decidió retirarse al campo con el fin de llevar una vida más tranquila. Pero tal deseo no llegaría a concretarse.

Paseando un día a través del bello y calmo paisaje, Midas presenció una competencia musical arbitrada por el espíritu del monte Tmolo entre el multifacético dios del Olimpo, Apolo, quien tocaba la lira y Pan, el semidiós de los pastores y rebaños hábil con la siringa.

Luego de un duelo de melodías y ante la clara superioridad de Apolo, Tmolo decidió premiar a éste provocando que Midas interfieriera y se mostrara en desacuerdo sobre el resultado. Apolo se ofendió tanto que en consecuencia decidió que Midas llevara por siempre sobre su cabeza orejas de burro. Sin embargo el orgulloso rey las ocultó bajo un sombrero y guardó el secreto.

Lamentablemente el barbero, uno de los hombres más allegados, se enteró de este singular defecto y por no poder soportar tan pesado secreto sobre si, confió a un agujero excavado en el suelo lo que sólo él conocía, lo rellenó y tomó el camino de regreso. Pero pasado el tiempo crecieron allí juncos y el viento, al pasar a través de ellos, dispersó el secreto por todo el mundo logrando que se decretara la muerte para Midas.

Así, el mito, a través de la historia, posiblemente haya sido adaptado o utilizado por distintos pueblos antiguos para señalar a aquellas personas que no poseían la suficiente sabiduría en alguna determinada temática, hasta llegar a nuestro mundo moderno y pasar a formar parte del vocabulario cotidiano.

Publicado en: Mitología griega

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top