Sicarios Económicos, agentes en la sombra

Sicarios Economicos

El término “sicario” está asociado a personas que se dedican a terminar con la vida de alguien a cambio de un beneficio económico. Pero ¿existe también Sicarios Económicos?… Naturalmente no se trata de criminales fáciles de detectar, incluso en ocasiones sus acciones (que no tienen nada que ver con el asesinato) se quedan en la frontera de lo que denominamos criminal, y no por ello dejan de ser perjudiciales para otros, incluso para países enteros.

En pocas palabras se podría decir que la misión de estos agentes es la de conseguir concesiones a bajo precio de países que posean materias primas (metales, petróleo, minerales…), mediante el soborno de personas influyentes. Así, grandes corporaciones de ese país, o incluso internacionales, pueden enriquecerse con la diferencia de precios.

Lo peor es cuando no se consigue sobornar a los mandatarios; es entonces cuando se coloca a los propios agentes en el poder de ese país, y si ésto también falla, aparecen los golpes de Estado premeditados y ejecutados por los llamados “chacales“.

Algunos ejemplos de golpes de estado orquestados por la gobiernos son los de Jacobo Arbenz (1954), Rafel Roldós (1981) u Omar Torrijos (también en 1981). Todo por los “beneficios”, el nuevo Dios del siglo XXI, al que no le importan dejar pobreza y miseria tras de sí con tal de mantener contentos a los inversores.

La existencia de estos sicarios ha sido puesta de manifiesto recientemente con las confesiones de uno de sus ex-miembros, John Perkins, quien relata en sus libros los años que pasó trabajando para la CIA y la no tan conocida NSA (Agencia para la Seguridad Nacional). Perkins nos habla sin reservas acerca de como las operaciones encubiertas de sobornos a altos mandatarios e incluso presidentes de países extranjeros han propiciado la prosperidad de EEUU, eso si, “ayudando” a estos países a vender sus recursos a muy bajo precio a las empresas americanas.

Por supuesto, las acciones de estas organizaciones se llevan a cabo en secreto, siendo muy difícil, por no decir imposible, el llegar hasta sus responsables. Nos abocamos a un mundo donde la guerra como la conocíamos está perdiendo sentido, y los países se conquistan a base de talonario y deuda, reemplazando el fusil por el subterfugio, y las trincheras por los inviolables “compromisos con el inversor”, caiga quien caiga en el proceso.

Publicado en: Espias y espionaje

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top