Los thugs, el culto sangriento a Kali

Kali

Como diosa temible, Kali, diosa de la destrucción y de la muerte agrupó bajo su culto a una secta que ha sido históricamente considerada como una de las más sangrientas: la de los thugs, palabra cuyo significado es el de “engaño”, conocida también como “los estranguladores” que empezaron a funcionar en la Edad Media.

El origen de los thugs encuentra su justificación en el libro sagrado del hinduismo, el Purana, que es donde se relata el mito de la creación del mundo. Cuenta la mitología hindú que un demonio habitaba la Tierra y la dominaba, impidiendo que los humanos pudieran establecerse en ella. Kali fue la diosa que se enfrentó a él, pero ocurría que por cada herida que el demonio recibía, y de cada gota de sangre que de ella manaba, surgía un nuevo demonio. Kali entonces creó de su sudor a dos hijos que la ayudaran en la batalla, dándoles dos pañuelos anudados, llamados “rumal” con los que acabar con el demonio estrangulándolo.

La tradición thug considera a aquellos dos hijos de Kali los primeros thugs de la Historia y aquel pañuelo denominado “rumal” se convirtió con el paso del tiempo en el arma más mortal que se ha conocido. Y es que a los asesinos de esta secta sangrienta se atribuyen más de dos millones de muertes.

Aunque las primeras menciones a esta secta se remontan al siglo XIV, lo cierto es que las primeras persecuciones contra los thugs las hicieron los británicos en el siglo XIX. A principios de siglo, los ingleses estaban recién instalados en la India, y pronto comenzaron a notar la desaparición de colonos y caravanas que eran asaltadas y cruelmente castigadas. Un médico del ejército británico, Sherwood, fue quien más conoció de esta secta a la que comenzó a estudiar cuidadosamente. Eran introducidos desde muy pequeños, e incluso participaban introduciéndose en las caravanas como niños necesitados y pobres a los que acogían.

Desde aquellos primeros años del siglo XIV hasta bien entrado el XIX, los thugs se movían sigilosamente estrangulando a sus víctimas con el rumal, pero luego les mutilaban las orejas, la nariz o incluso el corazón. Aquellos mercaderes que atravesaban sus territorios eran sus víctimas, como siglos después lo fueron los “demonios” ingleses o los aliados de los colonizadores. Tras su clandestinidad y meticulosidad se escondía una organización casi perfecta y sobre todo, una base religiosa radical, pues creían que con cada muerte que ocasionaban, retrasaban la vuelta de Kali a la Tierra durante 1.000 años.

Hoy día, por suerte esa secta ha dejado de operar tan masivamente, aunque aún siguen apareciendo de vez en cuando cadáveres mutilados bajo el ritual thug.

El templo del culto a Kali se encuentra en Calcuta, en el corazón de la Ciudad de la Alegría.

Lee también sobre:

Kali, diosa hindú

Publicado en: Organizaciones Secretas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

4 comentarios

Comments RSS

  1. Si las primeras persecusiones a los thugs fueron realisadas por los señores britanicos creo que fue de pura envidia de que apareciera una cultura mas malos que ellos

  2. Creo que lo britanicos combatieron a los Thugs porque no pudieron aceptar que existieran otros más malos que ellos

  3. luis dice:

    chidoooooooooooooo lugarrrrrrrrrrr

  4. Soto dice:

    una duda, hay alguna explicacion por la cual los thugs quieren retrasar la vuelta de Kali siendo que son sus propios hijos?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top