Annabelle, la muñeca diabólica

Anabelle y la muñeca real

Recientemente hemos asistido al estreno de la película “Annabelle“, spin off de aquella otra que se estrenara hace año y medio, “El expediente Warren”, basada en una historia real: la de la posesión demoníaca de una muñeca.

Ésta es la historia de aquella muñeca diabólica. Así fue la verdadera historia de Annabelle…

“Ayúdanos”, “ayuda a Lou”… la voz susurrante parecía deslizarse lentamente por el suelo de la habitación, elevarse entre brumas invadiendo su pequeño cuerpo hasta perforar su alma, transformándola, poseyéndola.

Semanas atrás la joven Donna había observado extrañada cómo su muñeca cambiaba de posición. Cuando ella regresaba a su habitación de estudiante que compartía con una compañera no solía encontrarla en la misma posición que la dejaba cuando se marchaba. “Será una broma de Angie, mi compañera”, quería obligarse a pensar. Sin embargo, la obsesión la llevó a pensar que aquella muñeca incluso cambiaba de habitación, y que aparecía no solo en diferentes posturas, sino en diferentes habitaciones de donde la había dejado inicialmente.

Su extrañeza se tornó en seguridad cuando empezó a encontrar mensajes pidiendo ayudas, e incluso cuando descubrió un rastro de sangre bajo la muñeca.

Anabelle, tal era el nombre de la misma, no era sino una simple muñeca de trapo, de las clásicas que se vendían en Estados Unidos allá por los años 70, del tipo Ragedy Ann Doll. Una muñeca de ojos grandes, de rostro incluso inocente, con un pelo intensamente naranja en trenzas y un vestido clásico blanco. Normal y corriente, como tantas otras, lejos de la espectral figura que pretenden vendernos en recientes películas.

Fue la madre quien le regaló la muñeca a su hija Donna en el año 1970, y por eso Donna, cuando se marchó a cursar sus estudios de enfermería se la llevó con ella como recuerdo permanente de su madre. Una historia inocente e incluso dulce hasta ahí.

Fue en aquel apartamento que comenzó a compartir con su compañera Angie cuando empezaron a suceder todos aquellos fenómenos extraños: los cambios de posición, las desapariciones y apariciones en habitaciones distintas, y por último, los mensajes de auxilio y la sangre.

Aterradas, llamaron a una medium. Las impresiones fueron tan fuertes en aquella estancia que bastó una sola sesión para que la medium determinara que la muñeca había sido poseida por una niña de 7 años llamada Anabelle Higgins que había fallecido en aquella casa años atrás.

Sin embargo, las malas impresiones no habían hecho sino comenzar. La violencia comenzó cuando un amigo de Donna se quedó en la casa a pasar la noche. Dormido, el chico sintió que algo le atenazaba la garganta. Cuando abrió los ojos afirmó ver a la muñeca agarrada a su cuello, estrangulándolo hasta caer desmayado. Lou (así se llamaba el amigo) continuó, sin embargo, yendo a la casa de Donna, pero continuó viendo sucesos extraños. Un día, al escuchar un extraño sonido en una de las habitaciones, entró a investigar y allí, sentada en una esquina, encontró nuevamente a la muñeca. Afirmó que se acercó a ella y que, repentinamente, sintió a alguin a su espalda. Cuando se giró… lo único que pudo recordar ya fue que en su pecho aparecieron varios arañazos que se le curaron un día después.

Siguieron consultando, pero finalmente optaron por llamar al famoso matrimonio Warren, expertos en fenómenos paranormales. Fueron ellos los que determinaron que realmente la muñeca no estaba poseída por ninguna niña, sino por un demonio. La solución que aportaron fue la de celebrar un exorcismo en aquella casa. Tras éste, los Warren se llevaron la muñeca con ellos y la guardaron para siempre en su particular museo de los horrores.

Hoy día esta muñeca Annabelle puede incluso contemplarse en su museo en Monroe (Connecticut, Estados Unidos), el Museo de lo Oculto de Ed y Lorraine Warren. Sin embargo, esta fantasmal muñeca se encuentra bajo llave y candado en una caja de madera, tras un cristal hermético, y con la advertencia del daño que puede llegar a causar. Tanto que incluso un sacerdote continúa exorcizándola con agua bendita aún hoy, tantos años después, dos veces al mes.

¿QUERÉIS CONTINUAR EN EL MUNDO PARANORMAL?

Publicado en: Fenómenos Paranormales

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top