La mulánima, leyenda de Argentina

Almamula

Según una vieja leyenda del norte de Argentina existió una vez una mujer cuyas bajas pasiones trascendieron más allá de los límites de la moral, y llegó a tener relaciones con algunos familiares e incluso con el cura de su pueblo y sin mostrar jamás el más mínimo pudor o arrepentimiento. Su comportamiento fue finalmente castigado al ser transformada en una mula portadora de pesadas cadenas (metáfora de su castigo), aunque conservó sus ojos de mujer, y siendo condenada a recorrer los cuatro puntos cardinales como un simple animal para escarnio de su descontrolado comportamiento.

Se dice que cruzar la mirada con la mulánima es muy peligroso, ya que corremos el riesgo de quedar bajo su hechizo y vernos obligados a seguir sus pasos el resto de nuestra vida, completamente enamorados. Además de esto se dice que esta criatura puede resultar violenta, y tratará de atacar a cualquier incauto que se acerque demasiado. La mulánima recorre los aledaños de pueblos y ciudades durante los días lluviosos y de tormenta, mientras profiere lastimosos sonidos que pueden asustar al más valiente, y tras detenerse brevemente en la puerta de la iglesia da media vuelta y continúa con su interminable peregrinaje.

Esta leyenda, seguramente de origen cristiano, trata de avisar sobre los peligros de los “excesos de alcoba”, siendo especialmente importante el hecho de que pese a haber cometido el mismo pecado sólo la mujer es castigada, pero esto se debe a su falta de arrepentimiento ante estos hechos, algo que la mayoría de versiones parecen destacar. Si bien puede parecer injusta o incluso machista, esta leyenda hace alusión más al hecho de no arrepentirse que al castigo del pecado en sí.

Foto vía: fotocommunity

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top