La Sociedad Thule

Sociedad Thule

Aunque la mayoría de nosotros asociamos el ascenso del nazismo en Alemania como obra de Hitler, lo cierto es que el movimiento de fondo estuvo orquestado por una oscura sociedad muy poco conocida como la Sociedad Thule, una asociación dedicada en principio al estudio de los orígenes del pueblo alemán.

Esta sociedad de estudio, creada entre 1918 y 1919, funcionaba como un grupo cerrado y selecto de manifiesta actitud racista y con gran interés por el folclore y el ocultismo, siendo su obra más relevante el haber patrocinado al Partido Obrero Alemán (DAP), que después pasaría a llamarse Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP). Irónicamente, la ascensión de Hitler al poder llevó consigo la disolución de la Sociedad Thule, así como de la ocultación de sus miembros y costumbres al gran público, pero muchas de sus ideas ocultistas quedaron en el aire y formaron parte del trasfondo del Tercer Reich.

Según los preceptos de la sociedad la raza aria proviene de un país llamado Thule, que el poeta romano Virgilio situaba en las norteñas latitudes escandinavas, probablemente en algún punto de la costa noruega. También creían que la Tierra estaba inexplorada bajo su superficie y que la humanidad convive con otras civilizaciones intraterrestres más avanzadas. Para los miembros de esta sociedad los arios serían los últimos descendientes de una de estas razas avanzadas y cuyo lugar de origen fue destruido u olvidado. Estas ideas románticas sobre los orígenes de los arios no fueron las que más calaron en el público, convirtiéndose su faceta de lucha contra los judíos y los comunistas (a quienes consideraban inferiores y enemigos) en la bandera del movimiento.

Cuando se establece la República de Baviera los miembros de la Sociedad Thule trataron de ejecutar un fallido golpe de estado, durante el 30 de Abril de 1919, tras el cual algunos de sus miembros fueron capturados y ejecutados por el gobierno comunista. Poco después la sociedad se hace con un semanario llamado “Observador de Múnich” (Münchener Beobachter), haciéndole un lavado de cara y tratando de aumentar su circulación al incluir noticias deportivas, aunque finalmente terminó llamándose “El Observador del Pueblo” y siendo la más importante publicación del movimiento nazi.

Uno de los miembros de la Sociedad Thule se unió a Karl Harrer para fundar entre ambos el Partido Obrero Alemán en 1919, al que se uniría Hitler ese mismo año. En 1920 el partido pasa a llamarse Partido Nacionalsocialista Alemán. Resulta curioso por otra parte el hecho de que Aldolf Hitler fuese el cabecilla del partido pero que no se tenga constancia de su asistencia a ninguna de las reuniones de la Sociedad Thule, pero si que lo hicieron otros miembros como Hans Frank, Rudolf Hess, Alfred Rosenberg, Gottfried Feder o Dietrich Eckart entre otros.

Publicado en: Organizaciones Secretas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top