- Sobre Leyendas - https://sobreleyendas.com -

Mulukú y la creación de los humanos

Existen innumerables mitos en África sobre el origen del hombre como especie, y en el caso de la leyenda de Mulukú, una de los más conocidas y extendidas del continente africano, se profundiza en ello y nos cuenta también como nació la primera pareja de humanos.

Nuestra historia comienza una vez que Mulukú hubo creado el mundo y todo lo que contiene: el dios decidió que sería bueno para su creación que hubiese una especie que la disfrutase y cuidase. Para dar nacimiento a la nueva especie Mulukú excavó dos hoyos en el suelo, de uno salió el hombre y del otro la mujer, pero aun estaban incompletos, ya que carecían del conocimiento y sabiduría necesarios para sobrevivir sin la ayuda divina.

Debido al amor que les tenía el propio Mulukú, al que también se venera como dios de la agricultura, les enseñó el arte de la siembre y así los humanos pudieron ser independientes y alimentarse por sí solos. Les proporcionó todas las herramientas necesarias para la tarea de cultivar y les dio semillas de mijo para que las plantasen, luego les dejó para que viviesen sus vidas.

No pasó mucho tiempo hasta que la primera pareja dejó de seguir los consejos de Mulukú, y para su mayor decepción también abandonaron las tierras que él les había legado. Estas tierras pronto se marchitaron por la falta de cuidados, y al poco se transformaron en yermos y desiertos.

Mulukú, ofendido y enfadado con la pareja, decidió arrancar la cola a los monos para ponérsela a los humanos, y ambos quedaron convertidos en monos. Al mismo tiempo los monos, ya sin rabo y que hasta entonces habitaban como animales, bajaron de los árboles para tomar el puesto de los humanos. Nosotros, los humanos modernos, somos aquellos monos que ocuparon el puesto de los primeros hombres.

Foto vía: kimsegal