Un cementerio de vampiros en Polonia

Cementerio de Polonia

Mientras se estaban realizando unas obras en una carretera próxima a la ciudad de Gliwice, en el Sur de Polonia, los obreros se quedaron de piedra al descubrir cuatro cadáveres bajo tierra, aunque lo más impresionante fue la forma en que éstos estaban enterrados. En ninguno de los cuerpos se encontraron pertenencias personales, habían sido decapitados y sus cabezas colocadas entre las piernas y además se les habían colocado piedras sobre el cráneo, una práctica tradicional de la antigüedad y que tenía como objetivo evitar que los vampiros volviesen de la tumba.

Arqueólogos de toda Europa se encuentran ante la posibilidad de haber hallado un nuevo enterramiento de vampiros, algo similar a lo que se dio en el monasterio de Sozopol, en el que se hallaron dos cuerpos con el pecho atravesado mediante una vara de hierro. Como ha declarado el historiador Bozhidar Dimitrov, esta costumbre ha sido comúnmente utilizada en muchas aldeas de Bulgaria hasta principios del siglo XX.

Este misterioso lugar de enterramiento ha sido datado entre los siglos XV y XVI, época en que la creencia en los vampiros estaba en pleno auge en la Europa del Este, y se encuentra cerca de lo que antaño fuese un lugar dedicado a las ejecuciones mediante la horca. Hasta el momento se han hallado 43 tumbas, aunque sólo 17 cuerpos y sólo 4 de ellos presentan las curiosas condiciones de enterramiento “para vampiros”. Actualmente los historiadores esperan encontrar más datos sobre este lugar en los registros de la iglesia sobre estas ejecuciones, y los cuerpos serán estudiados en busca de pistas para conocer las causas de su fallecimiento y su edad.

La creencia en entidades semi-inmortales que se alimentan a base de beber la sangre de sus víctimas, es casi tan antigua como la civilización, conociéndose las primeras leyendas en la antigua Mesopotamia. El mito de vampiro tal y como lo conocemos hoy es relativamente reciente, y se originó hace algunos siglos en el Sureste de Europa, siendo muertos que vuelven de la tumba o bajo algún tipo de posesión pero que mantienen la constante de alimentarse de sangre. Esta creencia llevó a muchas personas a ser ejecutadas bajo sospecha de ser vampiros, y a crearse una inevitable relación entre vampiros y demonios, a los que la Dios y la Iglesia Católica podían combatir.

Publicado en: Lugares misteriosos

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top