El emplazamiento del Arca de la Alianza

Arca alianza

¿Fue un objeto real la misteriosa Arca de la Alianza? Este objeto es mencionado en diversas ocasiones en los cinco primeros libros de la Biblia, y según un estudio reciente de Baruch Halpern (Universidad de California), estas referencias parecen apuntar a un objeto real más que a una mera metáfora (como ocurre también con el Santo Grial), y hay quien sostiene que no sólo fue real, sino que aun existe y está custodiada por alguna hermandad o grupo religioso que la mantiene lejos de los ojos de la mayoría.

Las Sagradas Escrituras nos hablan de un gran cajón elaborado en madera de acacia y recubierta de oro, en la cual se guardaban las tablas con los Diez Mandamientos que Moisés recibió de Dios en la cima del monte Sinaí. Estaba adornada con dos querubines enfrentados en la parte superior y sus alas desplegadas formando una especie de asiento o trono. Muchos creen que el propio Dios estuvo sentado en este trono, lo cual explicaría las misteriosas cualidades que se le atribuyen.

El Arca desaparece cuando los babilonios toman Jerusalén y la arrasan, saqueando el templo donde era custodiada y llevándosela consigo, después de lo cual sólo nos quedan teorías.

Una de las más aceptadas es la que de cayó en manos de un faraón de Egipto, aunque hay quien sostiene que fue escondida antes de que los babilonios asolasen Jerusalén y también que pudo ser robada por un príncipe etíope. Otra posibilidad es que fuese destruida durante el saqueo, pero desgraciadamente no podemos asegurar qué fue lo que ocurrió en realidad.

La Iglesia Ortodoxa de Etiopía tiene su propia versión de los hechos, según los cuales el Arca se encuentra actualmente a buen recaudo en la ciudad de Aksum, en una capilla en las proximidades del Templo de Santa María de Sión. Según ellos, el Arca fue transportada hasta Etiopía por el hijo de Salomón y la reina de Saba, Menelik I. Para los etíopes el Arca forma parte fundamental de su folclore, tanto que durante la celebración de su Epifanía los sacerdotes ponen sobre sus cabezas las llamadas “tabot”, réplicas de las Tablas de Moisés con los Mandamientos.

Publicado en: Misterios de la Biblia, Misterios sin resolver

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

4 comentarios

Comments RSS

  1. Álvaro J. Botero C. dice:

    Depende de lo que sea el estatuto de lo real. Hay que aclarar que La Biblia no es, nunca ha pretendido serlo, un texto de historia o un tratado científico. Es lo que es: memoria de un pueblo, en un estadio prelógico, más mitología que teología. En ese ámbito, lo real tiene un estatuto muy diferente al que nosotros le atribuimos hoy, es decir, no se refiere a su existencia empírica o fáctica.
    Ahora bien, dentro de los términos cintifistas históricos, el Arca etíope es, de hecho, este artefacto. No hay misterio alguno.
    Lo demás, es pretender corroborar históricamente hechos de un artefacto que escapan a nuestra comprensión, porque los Mitos son algo más real que la realidad misma, son la verdad pura y, como tal, como Absoluto sacro, no cae dentro de la categoría de lo histórico-científico.

  2. Jaime Marquez dice:

    Cuando se trata de tradiciones religiosas (sean cuales sean), la frontera entre lo real y lo mítico se difumina, por lo que resulta mucho más interesante la búsqueda de ciertas cosas (como el Arca, la mesa de Salomón, etc.).

    Dudo que el Arca etíope, aunque sea la auténtica, tenga ningún tipo de poderes, pero no dudo de que las buenas gentes del pasado creyesen firmemente en ello.

    Estoy de acuerdo en que no debemos tomar la Biblia como un registro histórico fiable y sí como una memoria colectiva (aunque para los cristianos sea el Dogma a seguir).

    Lo interesante (opinión personal) es que en ella se recogen tradiciones y mitos muy antiguos, como es el caso de Noé, equivalente a Gilgamesh y su diluvio en el 2650 a.C.o el mito de la virgen que concibe al hijo de un Dios como es el caso de Isis y Ra.

  3. Roberta Osorio guzman dice:

    No cabe la menor duda Dios existe ….somos obra de él de nadie más ….pero el vino del exterior no es terrenal …

  4. camilo dice:

    lo real y lo mítico tienen muchas diferencias, entre las cuales se resalta las evidencias, mientras no hallan evidencias reales, esto seguirá siendo un mito

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top