El Tiempo del Sueño y las leyendas australianas

Wandjina

Los aborígenes de Australia tienen un curioso concepto del tiempo y lo describen como dos realidades paralelas. Por una parte está la Vigilia, nuestro día a día o también el llamado mundo tangible. Por otro lado está el llamado “Tiempo del sueño” o “Dreamtime”, que ellos consideran como una realidad superior a la realidad cotidiana además de atemporal, y de donde surgen las bases de su sociedad, desde su simbología hasta sus comportamientos y leyes. Para ellos, aquellas personas con mayor sensibilidad y poderes espirituales estaban ligados de alguna manera a esta realidad superior.

Durante el tiempo del sueño se libró una vez una violenta batalla por el territorio de Uluru entre dos pueblos singulares: por un lado estaban los atacantes, los Hombres Serpiente Venenosos y por otro los pacíficos Hombres Serpiente no Venenosos. Todo concluyó cuando intervino la Diosa Bulari, madre de la misma Tierra, que detuvo a los Venenosos utilizando gases letales. Los pocos que lograron sobrevivir fueron hechos prisioneros y enterrados bajo miles de toneladas de roca roja en el Monte Ayers, considerado como el lugar más venerado del continente australiano.

Con motivo de proteger sus mitos y creencias de los colonizadores occidentales, los aborígenes destruyeron gran parte sus pinturas y representaciones del “Tiempo del sueño”, aunque una parte consiguió sobrevivir hasta nuestros días. En ellas se pueden ver criaturas que se pueden interpretar de múltiples maneras, pero en pocos casos con humanos aborígenes o animales reconocibles llamados Wandjinas, de piel clara y ojos grandes.

Wandjinas

Según los antiguos habitantes de Australia, los Wandjinas fueron dibujados por una raza extranjera cuyo símbolo era una serpiente emplumada, la cual llevó la cultura y la civilización a aquellas primitivas tierras. Una curiosidad sobre ellos es que llevan calzado, algo que los aborígenes no han usado jamás, y que pueden tener 3 o 7 dedos en manos y pies.

Sigue leyendo en:

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top