La leyenda del monje Bön y el cofre de los deseos

Banderas Tibetanas Budistas

En los tiempos en que el Tíbet estaba gobernado por Nyakhi Tsampo, perteneciente a la Dinastía de los 30 reyes (siglo II a.C), existió un monje seguidor de la antigua corriente religiosa de Bön (precursora del actual budismo y su quinta escuela), y que provenía de un monasterio en Wangbur. Este monje, tras una larga serie de meditaciones sobre las bases de sus creencias, llegó a la conclusión de que se podía lograr que los deseos se cumpliesen, simplemente llevando este deseo muy cerca del corazón junto con un secreto.

El monje elaboró un pequeño artefacto cilíndrico dotado de una tapa de rosca, y con una anilla que permitiría llevarlo colgado del cuello y próximo al corazón. En este recipiente introdujo un pequeño trozo de pergamino en el que había escrito su deseo, el único deseo sincero de su corazón, y en su revés escribió el secreto sólo conocido por él. Desde ese momento, el monje llamó al artefacto su “cofre de los deseos“. Según sus creencias, el hecho de portar un secreto dotaba al colgante de espíritu propio, quedando inexorablemente ligado a su propietario.

Pero cuando el monje contó esto a uno de sus superiores en el templo sólo recibió burlas por respuesta, aunque con el paso de los años su deseo (que era convertirse en uno de los mojes superiores del templo) se vio hecho realidad. El monje no volvió a utilizar su cofre de los deseos hasta que conoció la noticia de que el nuevo gobernador de Wangbur estaba en contra de las prácticas del Bön, imponiendo medidas fuertemente represivas para sus seguidores. Su deseo fue la desaparición del gobernador, quien misteriosamente se desvaneció durante una cacería, pero cuando la noticia se extendió por el Tíbet, el mismo emperador mandó que el monje fuese apresado sin demora.

Pero el monje jamás fue hallado por los hombres del emperador, y cuenta la leyenda que su último deseo fue el poder ver la luna desde donde nadie la había visto jamás, desde cerca.

Foto vía: budismo

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

Comments RSS

  1. Richard dice:

    Excelentes sus articulos, los felicito

  2. Jaime Marquez dice:

    Muchas gracias por el apoyo !!!!

    Jaime.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top