Bluatsauger, los vampiros de Bavaria

Bluatsauger

El Bluatsauger es una criatura procedente de la región de Bavaria, en Alemania, y se caracterizan por su pálida apariencia y por el hecho de que se alimenta únicamente de sangre, que puede ser tanto de origen animal como humano. Ya se les conocía en las leyendas de la Edad Media y se dice de ellos que son las almas perdidas de aquellos que, o bien no fueron bautizados o terminaron cayendo en el laberinto de las artes oscuras y la magia negra.

Pese a que muchas de las leyendas sobre el Bluatsauger se han perdido, quedan remanentes en las tradiciones cristianas posteriores, en las que se aseguraba que estas criaturas huían despavoridas ante la mención del Señor. También se les asocia con la Plaga (la peste negra), y se dice de ellos que suelen aparecer tras un brote de esta terrible enfermedad, y popularmente se atribuía al primer fallecido por la peste de haberse convertido en un Bluatsauger (algo tan injusto para la víctima como difícil de demostrar).

Según nos cuenta la tradición, la forma para evitar que un Bluatsauger pueda abandonar su ataúd es colocarle al fallecido un racimo de uvas bajo la barbilla, a falta de lo cual también se les ponía una moneda en el interior de la boca. Estos métodos no evitarán que un fallecido se transforme en Bluatsauger, pero si que se supone que le impiden salir en busca de víctimas.

Al igual que ocurre con los vampiros, para acabar con un Bluatsauger es necesario enfrentarse directamente a él, pero la dificultad principal radica en su morfología, ya que carece de huesos y su deforme cuerpo puede estar además recubierto de un oscuro y grueso pelaje, según la versión que tomemos.

En uno de sus puños guarda celosamente un puñado de tierra procedente de su sepultura, rasgo que adoptaría el mítico Drácula de Bram Stoker. La tierra sirve para hacer que la víctima elegida se la trague, lo que le llevará a una inevitable transformación. Al contrario de como sucede con los vampiros clásicos, el Bluatsauger sólo muerde para alimentarse, nunca para conseguir aliados.

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top