El Pishtaco, leyenda de los Andes del Perú

Laguna Jahuacocha

En varias zonas del Perú se narran historias acerca de seres malvado y demonios que recorren las zonas altas de Los Andes, y del peligro que entraña el caminar en solitario por estos parajes. Uno de los mitos más conocidos de esta región es el Pishtaco, palabra que deriva del quechua “pishtay”, cuyo significado el algo así como “cortar en tiras”, definición que le va muy bien ya que su principal entretenimiento es mutilar a sus víctimas.

La figura del Pishtaco es relacionada con un extranjero al que se atribuyen poderes sobrenaturales, que agrede y aniquila de manera cruel a los habitantes de la sierra, sobre todo a quienes se encuentren alejados de sus semejantes. Tal es la fama que ha alcanzado, que ya se habla de él en otras regiones tales como Cuzco, Pasco o la sierra de Lima. En cuanto a sus orígenes, no hay ninguna fecha o pista de cuando apareció por primera vez, dejando aun más interrogantes acerca de su nacimiento como leyenda.

Hay quien afirma que no se alimenta de la carne de sus víctimas, sino del dolor y sufrimiento que les provoca, y lo que más se resalta en las narraciones que le describen es esta crueldad que parece no tener límites. Muchos aseguran que su aspecto, lejos de ser el de un monstruo, es el de un hombre normal con rasgos extranjeros, con ojos y pelo de color claro y complexión atlética.

El Pishtaco tiene por costumbre atacar por la espalda a sus pobres víctimas, y que una vez consumado el crimen, les extrae la grasa y las pieles, para después comerciar con ellas, un rasgo que comparte con el “sacamantecas” español.

Se dice que no hay forma de escapar de él, ni siquiera de ahuyentarlo o mantenerlo a raya, así que la única manera parece ser el no viajar en solitario por los Andes.

Foto vía: fotosmundo

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top