La leyenda de Botan Doro

La leyenda de Botan Doro es una de las leyendas más famosas de todo Japón. Su origen se encuentra en la traducción de un libro antiguo del siglo XVII, libro que hacia alusión a una serie de cuentos y leyendas japonesas.

La historia cuenta que una noche cerrada se vio por las calles a una mujer acompañada de una chica joven muy hermosa y que iba sosteniendo una lámpara. En su paseo nocturno se encontraron con el samurai viudo Ogiwara Shinnojo, y ante la belleza de la joven quedó totalmente prendado y le prometió, sin apenas pensarlo, una relación eterna con ella.

A partir de esa misma noche, la joven iría todos los días a casa del samurai para pasar la noche con él. Algo que incrementó el deseo y amor que Ogiwara comenzó a sentir por ella. Un verdadero romance que al parecer no era pudoroso, pues muchos vecinos del samurai veían constantemente las idas y venidas de la joven.

Un vecino y amigo de Ogiwara comenzó a sospechar de esa hermosa doncella. Algo raro había en ella y él, como amigo del samurai, debía descubrirlo.

Una noche, cuando la pareja de enamorados se dispuso a entrar en la casa, el vecino comenzó a merodear la propiedad. Poco a poco se fue acercando a la habitación en la que ambos descansaban, y al abrir la puerta se sobresaltó al darse cuenta que su amigo estaba practicando sexo con un esqueleto horrible.

Atemorizado por la visión, el vecino de Ogiwara corrió a contar lo sucedido a un sacerdote budista. Éste le entregó un sello para que lo colocara en la casa del samurai. El sello, le aseguró, evitaría que el fantasma pudiera volver a entrar en la residencia, y por tanto, lograría separar a la pareja de amantes.

Y es así efectivamente, esa misma noche la hermosa joven se ve incapaz de entrar en casa de su amado. Pero lejos de marcharse y dejar en paz a Ogiwara, comenzó a llamarlo con su voz dulce para que fuera él quien saliera. Ogiwara no fue capaz de resistirse a sus encantos, así que abandonó la seguridad de su hogar y salió al exterior para abrazarla. En ese momento, la joven insistió en que esa noche tendrían que ir a su propia casa.

Cuenta esta antigua leyenda que la mañana siguiente el cadáver del samurai  fue encontrado abrazado a un esqueleto, y que el lugar en el que se encontró era una de las tumbas del templo, justo en la que resultó que esa joven había sido enterrada años atrás.

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

Comments RSS

  1. Diana Santos dice:

    ok…. es bastante bizarra esta leyenda… pero seria raro que no lo fuera xDDD. Asi son la mayoria de leyendas del mundo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top