Garoé, el árbol sagrado de los bimbaches

Arbol Garoe

Se conoce como “Garoé” al árbol venerado por los bimbaches, que eran los antiguos habitantes de la isla de El Hierro (Islas Canarias) y que, del mismo modo, se acabó convirtiendo en símbolo de la isla, de tal modo que en su escudo puede contemplarse una representación del mismo (un árbol cuya copa se encuentra rodeada por gotas de agua que caen de diversas nubes).

Cuenta la leyenda, recogida en las crónicas de la Conquista, que en El Hierro existía un árbol de nombre Garoé que resultaba totalmente desconocido para los españoles; se decía de él que sus grandes hojas podían recoger y destilar por igual el agua que sobre él vertían las nieblas, de tal modo que no existía más agua en El Hierro que la que emanaba de este Garoé.

No era de extrañar entonces que los bimbaches lo consideraran de origen divino y le veneraban como tal, con verdadera adoración.

El Garoé se encontraba en las inmediaciones de Tiñor, localizado justo en una ladera continuamente expuesta a los vientos alisios y en torno a los mil metros de altura sobre el nivel del mar. De gran tamaño, se sabe que su tronco podía llegar a medir metro y medio de diámetro.

Cuando los españoles llegaron a la isla, los bimbaches decidieron que debían ocultarse su árbol sagrado y las cualidades que este tenía porque, si estos no hallaban agua, la sed les haría regresar a la Península. Y lo cierto es que estuvieron bien cerca de conseguir su objetivo, aunque lamentablemente al final, Agarfa, una joven bimbache, cayó enamorada de un soldado andaluz y, traicionando a su pueblo, lo condujo hasta el árbol y le reveló los secretos del Garoé, de tal modo que los españoles descubrieron dónde hallar agua.

Tiempo después, en el siglo XVII, se cuenta que fuertes vientos asolaron esta zona y el Garoé fue arrancado brutalmente por ellos. Tras él, los bimbaches también acabaron por desaparecer.

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

Comments RSS

  1. FILADELFO FIGUEROA dice:

    Irónica. Desconocía a la agarfa como otra traidora de su pueblo. También lo fueron la malinche, en México; la india catalina, en Colombia. Grandes heroínas entre lo pueblos americanos: Anacaona, en Las Antillas (Puerto Rico); La araucana , en Chile; La gaitana, en Colombia. Irónica porque la leyenda muestra una vez más lo fatales que fueron los conquistadores, para todos los pueblos americanos. Hoy, todavía seguimos pagando ese precio. Aquí somos herederos de destruir La Pachamama, La Madre Tierra, como muchos nativos se refieren a La Madre Tierra. Lamentable para las Islas Canarias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top