El Barón Samedi, uno de los loas del vudú

Baron-Samedi

Dentro de las creencias que conforman el mundo del vudú, el Barón Samedi es uno de los loas (espíritus intermediarios entre los hombres y Bondye, el rey del mundo sobrenatural). En concreto, está considerado como el loa asociado a la muerte y, por lo general, es caracterizado con un sombrero de copa, un traje de chaqueta de color negro. No posee ojos, tan sólo las cuencas vacías, y los orificios de la nariz los tiene tapados con algodón, por lo que su voz es nasal. Además, tiene la cara pintada completamente de blanco.

Normalmente, aparece en los cruces de caminos, donde se cree que las almas de los muertos circulan en su camino hacia Guinea. Es también considerado como un dios bastante sexual, concretamente de las prácticas más violentas y sadomasoquistas, por lo que a veces también es representado con signos de carácter fálico.

En este sentido, posee una personalidad bastante libertina, y es común verle bebiendo ron, jurando, siéndole infiel a su esposa (Maman Brigitte, otra deidad de gran poder) con mujeres mortales y haciendo bromas pesadas; a este respecto, y a diferencia de otros dioses que prefieren relacionarse con vírgenes, el Barón Samedi prefiere que estas sean amantes expertas y, en muchas ocasiones, prostitutas. Está asociado, asimismo, con la resurrección pues tan sólo él puede decidir si entra o no alguien en el reino de los muertos.

En cuanto al pueblo, y a pesar de todo esto, se le considera un juez sabio y un mago muy importante. Por todo ello, tiene bajo su control a un buen número de espíritus que le ayudan a llevar a cabo sus planes y van vestidos de la misma manera que él.

Por el contrario de lo que muchos pudieran creer, el Barón Samedi no tiene su origen en África, sino en América.

Foto Vía: Mirf

Publicado en: Religiones

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top