La temible bestia de Gévaudan

Gevaudan

Dentro de la criptozoología encontramos animales que según leyendas y testimonios han asolado y aterrorizado regiones durante años. Este es el caso de la Bestia de Gévaudan, un críptido antropófago que según cuentan destrozó la comunidad de la región de Gévaudan entre 1764 y 1757.

Este animal se encargó de matar a más de 130 campesinos. Parece que sentía cierta predilección por la carne de mujeres y niños. Estos eran frecuentemente encontrados, durante el tiempo que duró el horror de la bestia, totalmente despedazados y con desgarros producidos por unos dientes descomunales. Un ser bastante violento que no tenía ningún tipo de interés en los animales domésticos, su dieta principal se componía principalmente de carne humana.

Las primeras hipótesis hablaban de un lobo, ya que por los bosques de Aveyron habían centenares de estos. No obstante, los testimonios de los pocos supervivientes afirmaban que nada tenía que ver con las dimensiones normales de dicho animal. Era una bestia enorme con un color rojizo en su pelo. Contaba con rayas negras en la parte trasera y una gran cresta de pelo negro en el lomo. El estudio de las huellas parecía anunciar que la bestia pesaba alrededor de 100 kilos.

Tras los ataques, que en invierno eran cada vez más frecuentes, comenzaron a llegar numerosos cazadores que intentaban hacerse con la recompensa. La fama del asunto llegó hasta oídos del rey que se tomó el caso como un asunto de estado. El monarca se encargó de mandar un cuerpo de caballería, sin resultado positivo, al que le siguieron otros tres.

El miedo comenzó a imperar de una forma totalmente irracional. Los habitantes de la región se denunciaban unos a otros acusándose de ser hombres lobo o incluso de ser los causantes de la cría de la bestia.

En 1767 un campesino mató a uno de los lobos más grandes que jamás se había visto. Su arma estaba llena de balas de plata. Tras varios estudios se llegó a la conclusión que esta especia era la de un Lobo de los Alpes, extinta en el siglo XIX. Este animal se había visto obligado a atacar a los hombres por falta de alimentos (al parecer las especies de animales de la zona no terminaban de gustarle).

A pesar de que desde entonces no se registró ningún ataque de estas dimensiones, lo cierto es que muchos han preferido creer que ese animal simplemente era una cortina de humo, y que en verdad se trataba de un hombre lobo el que habría cometido los asesinatos.

Otros piensan que las muertes iniciales si fueron provocadas por la bestia, pero que con el tiempo muchos asesinos vieron la oportunidad de dejarse arrastrar por sus más bajas pasiones violando a las mujeres y matándolas en el bosque, dejando así que los animales de los alrededores las devoraran.

Publicado en: Misterios sin resolver

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

Comments RSS

  1. Mari dice:

    Esta historia se cuenta en una película, titulada “El pacto de los lobos”, y leyendo el artículo opino que es bastante fiel a lo que se cuenta. Aunque da una opinión diferente al final de la bestia. Muy bueno el artículo y muy recomendable peli.

  2. Andrea dice:

    si excelente pelicula, y muy bueno el artículo!!! me dieron ganas de ver la peli otra vez

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top