El mito de Ifigenia

Ifigenia

Dentro de la ingente mitología griega, Ifigenia era una de las hijas del rey Agamenón, famoso por su participación en la célebre Guerra de Troya, y de la reina Clitemnestra.

Con respecto a ella cuenta la leyenda que, después de que el monarca hubiese matado a un ciervo sagrado que se encontraba, a su vez, en una arboleda también sacra, la diosa Artemisa decidió castigarle haciendo los vientos provenientes de Áulide se detuviesen y provocasen que, de camino a Troya, la flota del rey quedase totalmente inmóvil en medio del mar.

Ante tal situación decidieron consultar a Calcas, un adivino, quien les dijo que la única manera de calmar la ira de Artemisa era sacrificando a la propia Ifigenia. Algunas de las versiones que se han escrito sobre el mito, aseguran que Agamenón así lo hizo; sin embargo, lo cierto es que la mayoría de ellas y el relato más extendido afirman que, en el último momento, Artemisa se arrepintió y la sustituyó en el último minuto por una cierva (a veces se dice que, en realidad, era una corza) y transportó a la muchacha a Táurica, una localidad de Crimea.

Allí hizo de ella una de sus sacerdotisas cuya principal función era la de sacrificar a los extranjeros que se acercasen a modo de sacrificio para la diosa.

Otro de los mitos que circulaban en torno a la figura de Ifigenia es el que la sitúa dentro de la leyenda propia de su hermano Orestes, y donde también aparece íntimamente relacionada con Artemisa. Esto ha hecho que algunos estudiosos crean que, con bastante probabilidad, Ifigenia fuese en un principio también una diosa de la caza, culto que más tarde sería asumido por la deidad de Artemisa.

En este sentido, tenemos noticias de Ifigenia en las crónicas griegas desde los siglos VII-VI a.d.C.

Publicado en: Mitología griega

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Comments RSS

  1. Martin Insfrán dice:

    El realto, como todo mito, no tiene una intención histórica sino más bien filosófica, moral o religiosa. En este caso creo que se trata del precio elevado que se exige a Agamenón para lograr una victoria tan importante, podría representar el renunciamiento, la angustia, el dolor o el esfuerzo enorme cuando se quiere en verdad llevar adelante una empresa de importancia.

  2. FILADELFO FIGUEROA dice:

    De haber ido una cabra la sacrificada, en vez de Ifigenia, Clitemnestra no hubiese matado al rey Agamenón. Después Orestes venga la muerte de su padre.

  3. FILADELFO FIGUEROA dice:

    Ifigenia en Aulide se llama la tragedia, después La Orestiada; con otra que no recuerdo en este momento, para formar una trilogía. Esto textos son portadores de cómo los griegos veían /mostraban la conducta del hombre; sus relaciones incestuosas, maritales; en fin.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top