La leyenda de la iglesia de San Olav, Tallin

San-Olav

En el centro histórico de la ciudad estona de Tallin, se erige la iglesia dedicada a San Olav. Su construcción data del siglo XII y, con una altura de 124 metros, que ha variado a lo largo de los siglos debido a una serie de incendios y sus respectivas reconstrucciones, fue el edificio más alto del mundo desde el año 1549 hasta el año 1625.

Se cree que esta particularidad hunde sus razones en que muy probablemente se estuviese buscando un símbolo que caracterizase a la ciudad y que, además, pudiese ser visto desde alta mar. Esto era debido, sobre todo, a que en aquella época el comercio marítimo era de suma importancia para la ciudad. Su nombre se debe a que está dedicada al monarca noruego Olaf II.

No obstante, existe una leyenda con respecto a su construcción. Se cuenta que los ciudadanos de Tallin deseaban erigir la iglesia más alta del mundo pero su deseo era frenado por una maldición, que estipulaba que quien lograse terminar con el trabajo moriría irremediablemente.

En esta situación, apareció un desconocido que estaba dispuesto a acometer la tarea pero que, a cambio, pedía como honorarios una elevada cantidad de dinero. Los ciudadanos, incapaces de pagar tal suma, estaban desconsolados. Ante esto, el forastero les planteó el siguiente desafío: si eran capaces de averiguar su nombre no tendrían que pagarle ni una moneda.

Los talineses aceptaron el reto y, para asegurarse de ganarlo, enviaron un espía a casa del extranjero que oyó el nombre de Olev en una canción que estaba tarareando su esposa. Una vez descubierto, esperaron a que este terminase el trabajo y, cuando estaba colocando la cruz sobre la torre, le gritaron desde el suelo: “¡Olev, la cruz está torcida!”. Con el grito, este se asustó y se cayó al suelo. De su boca salieron una culebra y un sapo, muestra de que el hombre estaba poseído.

El episodio está representado en una pintura mural localizada en uno de los laterales de la iglesia.

Foto Vía: Trotamundos Europa

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top