Sedna, la diosa inuit de los mares

Sedna, diosa del mar

La leyenda de cómo Sedna se convirtió en una diosa del mar circula a lo largo del Ártico. La historia varía de una región a otra. No obstante, en todas las versiones, una joven mujer se transforma en la madre de todas las criaturas marinas. Como diosa del mar, Sedna domina sus criaturas y controla a peces, focas, morsas y ballenas, así como otros animales marinos, para alejarlos de quienes los cazan.

Una de las versiones de su historia comienza cuando la joven Sedna vivía en el Ártico con su madre y padre. Con ellos era muy feliz. Su padre era un gran cazador, de manera que proveía muy bien a su familia. Sedna contaba con mucha comida y pieles para abrigarse. Disfrutaba de la comodidad del hogar paterno y rehusaba casarse. Muchos jóvenes inuits deseaban tener a Sedna como mujer y pedían su mano a los padres. Pero Sedna rechazaba a todos. Aún cuando sus padres insistían que era tiempo de casarse, ella rehusaba seguir la tradición y obedecerles. Esto fue así por bastante tiempo, hasta que conoció a uno en particular, uno que le prometió abundante comida y pieles para vestirse y abrigarse el resto de sus días.

Sedna accedió a casarse con él y después de convertirse en marido y mujer, la llevó a vivir a su isla. Cuando estuvieron allí solos, le reveló que no era un hombre, sino un pájaro disfrazado de hombre.Sedna estaba furiosa, pero se encontraba atrapada y debía pensar cómo sacar provecho de la situación. Además resultó que su marido no era un buen cazador, así que tampoco le proveía carne ni pieles. Todo lo que el hombre pájaro podía atrapar eran peces y Sedna pronto se cansó de comer pescado a diario.

Vivieron juntos en la isla por un tiempo, hasta que el padre de Sedna decidió visitarlos. Tras ver a su hija tan infeliz y descubrir que su esposo le había mentido, entró en cólera y mató al hombre pájaro. Sedna y su padre subieron a su bote para volver a casa. Los amigos del hombre pájaro, tras saber lo ocurrido, decidieron vengarlo. Volaron sobre el bote batiendo sus alas con fuerza. El aleteo desencadenó una enorme tormenta y las olas se estrellaron sobre la pequeña embarcación, tornando imposible mantener el rumbo.

El padre de Sedna, temeroso que se hundiera el bote y morir en las aguas heladas, arrojó a su hija por la borda, pensando que esto detendría el furioso aleteo de los pájaros; pero no fue así. Sedna, luchando para no ser abandonada, se aferró fuertemente al bote. Para apartarla, el padre cortó sus dedos, uno por uno. De cada dedo cortado, nacieron diferentes criaturas marinas que se fueron transformando en peces, focas, morsas y ballenas. Finalmente Sedna se hundió en el mar enfurecido.

En ese momento acabó su historia y comenzó su leyenda ya que se transformó en un poderoso espíritu con cabeza y torso de mujer y cola de pez que desde entonces vive en el fondo del océano.

La diosa Sedna controla y cuida de la fauna marina. Quienes se alimentan del mar desean mantener una buena relación con ella, deben seguir algunas reglas para mantener a la diosa del mar contenta.

Lee otra leyenda inuit en:

La historia de Amarok y el caribú

Foto vía: www.ananastonecarving.com

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Comments RSS

  1. pintero. dice:

    Se infiere en esta leyenda, cómo el hombre del ártico, en este caso, se las ingenió para administrar con equidad los recursos naturales.

  2. aldo cardona dice:

    exelente la leyenda,sedna es un personaje que me despierta mucha curiosidad,tambien se le llamo sedna a un planeta que fue descubierto hace como 6 o 5 años creo,ya que ese planeta esta en las profundidades del universo,donde solo existe frio y no llega la luz del sol…

  3. Ericka Villagrán dice:

    Al igual que Pintero, he podido observar como en la mitologia manina de los pueblis amerimdios existe una cosmovision en la que el equilibrio, el respeto, el temor y la sabiduria estan implícitos regalandonos un innato sentido de conservacion y sostenibilidad. Basadoa en sus propios resursos y no ligro apreciar un sentudo de conquista desmedida en la mitoligia de nuestros pueblos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top