Helén en el origen de los griegos

-helenos

Según cuenta la leyenda, Helén es el héroe que dio nombre a toda la raza de los griegos, conocidos por este hecho también como “helenos”. Hijo de Deucalión y Pirra y, por tanto, hermano de Anfictión y Protogenia, hay algunos autores que sin embargo, lo consideran hijo de Prometeo. Trabó matrimonio con una ninfa de los montes llamada Orseis, de la que tuvo tres hijos: Doro, Juto y Eolo, de los cuales descienden las principales “razas” helénicas: dorios, eolios, jonios y aqueos.

Se cuenta que Helén reinó en Ptía, situada en Tesalia, entre el Peneo y el Asopo; precisamente fue este el lugar en el que se establecieron sus padres, Deucalión y Pirra después del diluvio.

La leyenda de este episodio, similar a la que narra la Biblia con Noé como protagonista, cuenta la historia que servía para explicar el final de la Edad de Bronce según la cual, Deucalión, por consejo de Prometeo, construyó un arca y, disponiendo dentro de ella lo necesario, se embarcó en compañía de su esposa. Zeus hizo caer desde el cielo una fuerte lluvia e inundó la mayor parte de la Hélade, de manera que perecieron todos los hombres, excepto unos pocos que se refugiaron en las cumbres de las montañas próximas.

Tras nueve días y otras tantas noches navegando, llegó el final del diluvio y la pareja pudo volver a tierra firme. Cuando esto sucedió, Deucalión decidió consultar un oráculo de Temis para saber cómo debían proceder para repoblar la tierra. El oráculo le informó de que para tal fin debía arrojar los huesos de su madre por encima de su hombro.

Ante tal cruda afirmación, Deucalión y Pirra lograron entender que al decir “su madre” el oráculo se estaba refiriendo a Gea, madre de todas los seres vivientes y que, por analogía, sus “huesos” debían de ser las rocas. De este modo, procedieron a obedecer y lanzaron las piedras tal y como se les había ordenador y éstas se convirtieron en personas: las de Pirra en mujeres y las de Deucalión en hombres.

Después de este episodio, y de la llegada de Helén, su sucesor fue Eolo, ya que sus demás hijos se expatriaron, instalándose en otros puntos de Grecia.

Publicado en: Mitología griega

Tags: , ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top