Filoctetes, un héroe de leyenda

Filoctetes

Flaco favor nos han hecho las versiones hollywoodienses de la mitología griega. Entre uno de los muchos casos está el personaje de Filoctetes, que aparece junto a Hércules como su mentor. En la película animada de la factoría Disney se le representa con la forma de un sátiro, cuya finalidad es entrenar al semidiós para derrotar a la Hidra.

Pues bien, vamos a “reponer” la dignidad de Filoctetes y de paso revelar su verdadera historia.

Filoctetes era hijo del rey Peante de la ciudad de Melibea y de Metone, en Tesalia y su nombre entra en el mundo de la leyenda justo cuando transcurría el último capítulo de la vida de Hércules.

Después de haber derrotado a Eúrito y como agradecimiento a su padre y dios Zeus, Hércules decidió ofrecerle un sacrificio en un altar situado en el monte Cenaeon. Como necesitaba las ropas que solía ponerse para los rituales, entre ellas una camisa, envió a su sirviente y compañero Licas a su casa para pedir a su esposa Deyanira que se las diera.

Precisamente esa camisa tenía una historia un tanto especial. Durante uno de los tantos episodios de Hércules, el héroe se vio en la necesidad de cruzar a su esposa por un río, así que contrató a un centauro llamado Neso. Deyanira se montó sobre él y, en medio de la corriente, Neso intentó violarla. Cuando Hércules se percató del asunto le disparó una de sus flechas impregnadas con el veneno de la Hidra, a la que había matado tiempo atrás.

Neso no quiso morir sin antes vengarse. Así que durante sus últimos momentos de agonía le entregó a Deyanira un poco de su sangre diciéndole que era una pócima de amor para su marido y que la usara si algún día Hércules dejaba de quererla.

El caso es que Eúrito, al que Hércules había matado, era hermano de Yole, un antiguo amor del héroe. Deyanira creyó que la pasión había vuelto a renacer entre ellos y los celos comenzaron a anidar en su corazón. Unos celos que la llevaron a entregarle a Licas las ropas que le había pedido su esposo incluida, la prenda ya impregnada de la pócima que ella creía de amor pero que, en realidad, era de un veneno mortal, regalo póstumo del centauro Neso.

El ingenuo Licas, ajeno a los planes de Deyanira, le entregó la ropa a Hércules y cuanto éste se la puso comenzó a sentir como su piel ardía. Intentó arrancárselas, pero al arañarse la piel, el veneno entró más profundamente a través de las heridas. Tal era su sufrimiento y su frustración que cogió al pobre Licas y lo arrojó al mar, pensando que era el culpable de todo aquello.

En medio de terribles dolores ordenó disolver sus tropas y enviar a sus hombres a Delfos por si el Oráculo encontraba una solución a todo aquello.  Cuando Deyanira se enteró de lo que había pasado con su esposo por culpa de su ignorancia y sus celos, se ahorcó presa de sus remordimiento.

La respuesta del Oráculo fue tajante: el héroe debía tomar sus armas consigo y marchar al monte Oeta y allí construir la pira que sería su último lugar en la tierra.

Abatidos y desesperanzados, Hércules y sus hombres marcharon al lugar establecido y construyeron la pira. El semidiós se recostó sobre ella y todos y cada uno de sus guerreros desfilaron ante él incapaces de prender la antorcha. Sólo Filoctetes acató los deseos de Hércules que deseaba acabar con aquel dolor insoportable. En agradecimiento, el héroe le dio como regalo al valiente y fiel Filoctetes su arco y sus flechas. Finalmente, el guerrero cogió la antorcha y prendió fuego a la pira.

Más tarde, Filoctetes fue mordido por una serpiente. Se dice que la mandó Hera, puesto que el guerrero había sido bondadoso con Hércules, fruto de la relación adúltera de su marido Zeus con Alcmena. Como la herida no curaba y además desprendía un olor insoportable, sus compañeros -que iban de camino hacia Troya-, lo abandonaron en la isla de Lemos. Allí permaneció diez años,sobreviviendo como pudo y cazando con su arco su propia comida.

Cuando la misma gente que lo abandonó, entre ellos Ulises, vieron que no podían ganar la guerra y que una profecía afirmaba que tan sólo el arco y las flechas de Hércules lograrían la victoria, fueron a buscar a Filoctetes. Curaron su herida, se lo llevaron a Troya y allí uno de sus certeros disparos mató a Paris.

Publicado en: Mitología griega

Tags: , ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

4 comentarios

Comments RSS

  1. Edith dice:

    HOLA! GRACIAS POR ACLARAR LA HISTORIA, SI PUES EN LOS DIBUJOS ES OTRA COSA; SUMAMENTE DISTORSIONADO ! SOLO POR VENDER……….AUN ASI LOS DIBUJITOS SON BONITOS HAHAHA PERO PARA NADA CULTURALES

  2. Manuel Jesus dice:

    Me parece interesante todo este trabajo elaborado acerca de la mitología, soy un fanático acérrimo de la mitologia griega y creo, y no es por mentir, pero, es la mejor página acerca de mitología griega en cuanto a contenido. Espero que surgen mas mitos, los cuáles los hay, pero aún no están presentes e ir siguiendo paso a paso las diversas historias que vuelve tan rica en historia y fantasía a la cultura griega.

  3. kipilan dice:

    felicidades por tan excelentes articulos.

  4. Ulises dice:

    lo unico que no estendi fue purque era le mando la serpiente ?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top