Prajāpati, el padre convertido en hijo

Prajāpati

Según la mitología hindú, cuando Prajapati nació nada existía, ni siquiera el universo. Este hecho le causó una pena tan grande y tan honda que comenzó a llorar intensamente. No entendía qué hacía allí, el porqué de su existencia.

Pero he aquí que sus lágrimas, que brotaban en todas las direcciones, fueron dibujando y materializando el cielo, el aire y a la Tierra, hasta que todos estos elementos fueron formados. Creó también Prajāpati entonces a hombres y mujeres, a la noche y a la luna y a las cuatro estaciones.

Se le ocurrió entonces a Prajāpati que sería bueno tener descendencia y así fue. De él nace su hija. Más tarde fecunda a su propia hija, y de ésta llegaron al mundo los dioses.

Entonces Prajāpati creó el día, con su amanecer y anochecer, y se retiró a descansar.

Pero los dioses pronto comenzaron a reclamar más alimento, quejándose de que los humanos no les ofrecían suficientes ofrendas, y Prajāpati, ante el temor de ver caer todo cuanto había construido, se ofreció a sus hijos como sacrificio. Los dioses, tras haberse alimentado de su propio padre, vuelven a darle vida entregando cada uno un poco de sí mismo.

Así Prajāpati, el Progenitor, renace y se convierte a su vez, en hijo de sus hijos.

Publicado en: Mitologia hindu

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

8 comentarios

Comments RSS

  1. faysal dice:

    GRACIAS ME AYUDARON ACER MI TAREA ADEMAS ES MUY INTERESANTE……DEBERIA VER ESTOS TIPOS DE PAGINAS MUY AMENUDO

  2. Alfredo dice:

    Se encuentra similitud con la historia cristiana pues el Padre Celestial viene a la tierra para ofrecerse como sacrifio.

    De esa forma el Hijo del Hombre es pan y vino para la humanidad, es el alimento de vida eterna para la humanidad.

    ¿A qué se debe esa similitud entre leyendas?

  3. Kairos dice:

    Alfredo;
    Es sólo una aparente similitud.

    Mientras que en los mitos hinduistas (incluido éste) el proceso de sacrificio es mimético, y todos los “actores” en escena están convencidos de la culpabilidad de la víctima ( el incesto en este mito, las relaciones con su hija) y del castigo necesario y justo para restablecer el orden y traer la paz, en el acontecimiento (que no es mito) de la pasión de Cristo se da precisamente un anti-mito, pues destruye ese proceso de sacrificar al culpable. Es la culpabilidad de los verdugos y la inocencia del reo lo que se pone de manifiesto.
    En cuanto al alimento…. creo que nada tienen que ver. Para el hinduismo el alimento sirve solo para mantener el orden y relajar las tensiones que producen la envidia y el deseo con un sacrificio que hay que reproducir o repetir constantemente.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top