Zaratustra, la religión o la fe

sol

A mí me cuesta un poco de trabajo entender cómo se puede hacer un laberinto lleno de nombres crípticos e historias increíbles para explicar un hecho tan simple como la fe. Leyendo al que considero el más grande filósofo de todos los tiempos, el señor Friedrich Nietzsche, descubro que, mucho antes que cualquier otro profeta conocido, existió un tal Zaratustra que fue el fundador de la primera religión monoteísta de la historia.

Investigando un poco más me encuentro con algunos de los principios básicos de este culto religioso que parece ser de los siglos XV a XI antes de la era cristiana. Esto fue en el noroeste de Irán, antiguamente Persia. El legado de este profeta es el Avesta, una serie de cánticos pasados a texto que fueron desapareciendo en gran parte a partir de la caída del Imperio Persa.

Aquí se habla de una batalla eterna entre el bien y el mal, Ahura Mazda es la luz, el día, la vida, el dios o espíritu creador de todo lo bueno, Angra Mainyu es lo opuesto, las tinieblas, la noche, la muerte, el espíritu del mal. Y así, estos dos espíritus coexisten en cada rincón del mundo, en cada ser viviente. Pero el hombre es el único capaz de decidirse por uno o por otro.

De aquí derivan las bases de tantas religiones como el Judaísmo, el Cristianismo y el Islamismo, entre otras. Vienen con nuevos nombres, nuevas historias, nuevas metáforas, nuevos ritos a explicar otra vez lo mismo. A mí me hacen pensar si realmente es necesaria tanta explicación divina para conseguir la veneración masiva, aunque encubierta, del sol. ¿Es necesario tanto tabú? ¿No sería acaso más fácil, incluso más creíble, hablar directamente del sol? No sería tan difícil encontrar la fe en un astro al que le debemos absolutamente todo, porque hay sol hay agua, ergo plantas, ergo nosotros. El ritual para venerarlo es algo tan simple como abrir los ojos cada mañana.

Nietzsche, que no fue un profeta, o al menos no se lo reconoce como tal, predijo la llegada del nihilismo, esta falta de fe en la que nos dejó sumidos el derrumbe de la fe cristiana y cientificista, recordemos que el cristianismo divinifica la razón, esa razón que asemejó al hombre con dios y que con el progreso de la ciencia derivó en el cientificismo, la fe ciega en el hombre, que a su vez derivó en dos guerras (o tres) mundiales, dos bombas atómicas y el odio religioso.

Yo soy respetuoso, cada cual puede creer lo que quiera, ir a buscar el dios que quiera y llamarlo como quiera. Pero en lo que a mí respecta, soy partidario del contacto directo con la naturaleza y de empezar a valorar lo que nos rodea en vez de estar rogando a un dios que ni siquiera entendemos por tanto renombre. Me parece que por esa ley por la que uno siempre busca lo que no tiene, el que busca la fe es porque no la tiene.

Soy optimista. Las cosas pasan independientemente de lo que hagamos, porque no existe otra manera, somos parte de una misma cosa en sinergia constante y eterna, el nihilismo que nos encuentra abandonados es una nueva oportunidad para encontrar la otra fe, y en eso estamos. Parece que la conciencia finalmente ha hecho algo bueno, o al menos más productivo que la autoflagelación, el arrepentimiento y la culpabilidad por los placeres.

Creer o no creer sigue dependiendo de uno, pero la fe se tiene o no se tiene. Aunque ahí está, “en el suelo que pisas, en la luz que te alumbra”. Tiene olor a pasto y a tierra, sabe a agua, moja, da calor, quema.

Publicado en: Religiones

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Comments RSS

  1. marina zord dice:

    Con un toque bastante poetico, debo decir. Concuerdo en varios aspectos, mas no con el de decir qe Nietzsche sea el mejor filosofo, pero bueno… buen tema y muy buena pagina

  2. Concuerdo plenamente con lo expuesto por Marina Zord me dejó sin palabras, solo me resta felicitarlos por el articulo e instarlos para seguir entregando temas interesantes y de exelente calidad

  3. Alan dice:

    Gracias a los dos.

    Creo que Nietzsche fue el primer pensador que criticó la fe occidental, contando algo sobre una religión que tenía mucho más de oriente.

    He leído que Zaratustra fue profesor de Pitágoras cuando éste fue enviado a estudiar a Persia (cuna del Budismo). Allí aprendió sobre la teoría de los opuestos, aprendió matemáticas, astronomía y pensamiento religioso. La teoría de los opuestos lo marcó… imagínense la importancia de esto para la cuna de occidente: Grecia.

    ¡Estamos hablando de unos dos siglos antes de Cristo!

    Pero, lo que me parece interesante de Nietzsche es que haya sido, en cierta forma, el que rompió el cascarón de mil años de ceguera… incluso nosotros recién lo entendimos un siglo después.

    Yo personalmente soy taoísta, no religioso.

    Creo que hoy se ve claramente en el mundo la repercusión de su mensaje y otros que lo siguieron. La gente ya cree en dios pero no cree, o cree a su manera, cree más bien en lo que está bien y lo que está mal, en los opuestos…, pero no en infiernos y tardes de iglesia.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top