El Asno de Oro, hechicería en la antigüedad

Asno de Oro

La presencia de lo sobrenatural ha sido reflejada en la literatura de cada época. Los deseos, miedos, creencias y anhelos ante la capacidad de manejar la voluntad, el tiempo y el espacio a nuestro antojo han hecho que los relatos sobre magia y hechicería estén presentes con mayor o menor intensidad en cualquier civilización… Incluso en nuestra época, cargada de fe en la ciencia y en la racionalidad, vemos como las obras literarias más vendidas hablan de adolescentes que estudian y practican la magia, de la existencia de vampiros y hombres lobo que despiertan antiguos poderes o de secretas logias que controlan antiguos saberes.

En otras épocas, la relación cotidiana con lo mágico era más cercana, menos mediada. En Roma y Grecia, por ejemplo, todo el mundo practicaba pequeños sortilegios con los que esperaban mejorar su fortuna o su salud -aunque también nosotros podríamos decir lo mismo sobre nuestras supersticiones-.

Un reflejo de la presencia de la magia en la literatura es la novela El Asno de Oro, escrita por Lucio Apuleyo en el siglo segundo de nuestra era. En esta novela se refleja con atención al detalle el peregrinaje de un hombre -Lucio- que busca el camino de la iluminación mágica, no para dominar a otros si no para ser capaz de hacer “grandes cosas”. Pero, cuando Lucio encuentra a una posible maestra, una bruja, comete un error de principiante y se equivoca al aplicarse un ungüento que le transforma irremediablemente en asno.

Este frustrante comienzo hace que el aprendiz de mago metamorfoseado deba caminar -llevando la vida de un burro de carga- hasta que encuentra la manera de volver a su estado inicial.

En toda la novela están presentes descripciones directas de los rituales y de los componentes utilizados en muchos de ellos, lo que refleja un hecho no siempre conocido por los lectores del libro: el propio Apuleyo era un iniciado en el estudio de la magia y no ocultaba este hecho, por lo que fue juzgado en Oea -hoy llamada Trípoli- acusado de llevar a cabo prácticas nigrománticas. Participó los ritos de Isis y se convirtió en un adepto a su culto, viajando por diversas zonas del Mediterráneo para aprender y difundir sus conocimientos.

Su obra se contempla hoy como una novela que presenta la relación del ser humano con la divinidad -al fin y al cabo es una loa al poder de la diosa Isis– narrada en clave de humor. A pesar de que la prosa puede resultar un poco difícil para los lectores del siglo XXI, el contenido no defraudará a los amantes de la literatura sobre magia.

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

Comments RSS

  1. mario dice:

    Me parece una leyenda fascinante, sr. Vega. A mí también me atrae mucho lo misterioso, lo mágico. Incluso reconozco que soy un poco supersticioso. Pero, ¿cómo no creer en las energías, positivas y negativas? Ellas sí que están ahí. Muchas gracias, sr. Vega, no conocía esta bonita leyenda.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top