La noche de San Juan, el fuego purificador

Con la llegada del solsticio de verano -en el hemisferio norte- los días se alargan y se antojan más calurosos, ya que el sol se posiciona en el punto más alto del firmamento, ofreciendo sus preciados rayos, creadores de vida. No es de extrañar que se conmemore este fenómeno astrológico con festejos de profundas raíces mitológicas. Como la Festividad de San Juan, también conocida como la Noche de San Juan, donde a lo largo de Europa, sobre todo en España, se encienden hogueras utilizando el fuego como elemento purificador.

Aunque la noche más corta del año es el 21 de Junio, las hogueras de San Juan arden durante la noche del 23 al 24. Siendo una festividad pagana -con arraigada tradición histórica-, debe su nombre al cristianismo. Hoy en día, quienes la celebran lo hacen con intencionalidad opuesta a su sentido original, homenajear al sol. Pero no sólo en la cultura europea se contempla el festejo del solsticio, también en otras civilizaciones, como la Inca, se adoraba la salida del astro rey y los beneficios que regalaba éste durante los meses de verano.

El verdadero sentimiento ante una hoguera es la de liberarse de todo aquello que atormenta el día a día. Si los primeros labradores (Alicante) se esmeraban en trabajar arduamente durante la jornada más larga del año, durante la noche más corta destruían todo aquello que se relacionara con Satanás.

Asimismo, al propio hecho de encender las hogueras, se han ido creando una serie de ritos que muchos se afanan en respetar, como saltar nueve veces por encima de éstas (Galicia). Según la tradición, el Mundo del Alén (Más Allá) abre sus puertas y se deben espantar a todo lo que intente escapar de él; de ahí la expresión “San Xoán meigas e bruxas fuxirán” (En San Juan las meigas y brujas huirán).

También es habitual en otros lugares de España bajar al santo patrón del lugar para que sea testigo, junto a sus fieles, de las hogueras. Muchos se acuden a éstas con viejos recuerdos, como fotografías, prendas e incluso apuntes de clase. Con su quema, se dice “adiós” a un status quo indeseado y se recibe con los brazos abiertos nuevas oportunidades.

Por último, Latinoamérica se ha visto influenciada por los españoles y portugueses que con la evangelización exportaron la tradición de San Juan. Una tradición que se ha fundido con las de los indígenas. Aunque allí se festeja el solsticio de invierno, las hogueras simbolizan una “ayudita” extra al sol ya que los días son más cortos y sus rayos más débiles hasta la llegada del solsticio de verano.

Publicado en: Supersticiones

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top