El cofre de Davy Jones

Barco Hundido

Los marineros del siglo XVIII creían en un malévolo espíritu de las profundidades llamado Davy Jones al cual rendían pleitesía los demás seres malignos del océano y cuya aparición iba seguida de tempestades, naufragios y otras desgracias. Para aquellos viejos lobos de mar, Davy Jones personificaba al océano en su faceta más destructiva y diabólica. Su reino comprendía el lecho marino correspondiente a alta mar, ese pozo sin fondo en el cual todo lo que caía era irrecuperable.

En alguna parte de sus dominios, tenía un gran arcón o cofre en el que guardaba todo lo que llegaba allí desde la superficie, fuesen objetos de oro, trozos de barcos o cadáveres de marinos ahogados. Las almas de estos últimos también le pertenecían, por lo que cuando un marinero moría se decía eufemísticamente que había ido a parar al cofre de Davy Jones.

Según el escritor escocés Tobias Smollet, Davy Jones podía aparecer bajo diversas formas. Uno de los personajes de su novela picaresca Peregrine Pickle (1751) cree verlo con tres hileras de dientes, ojos grandes como platos, cuernos y rabo, exhalando humo azul por la nariz, aunque en realidad se trataba de uno de sus subordinados disfrazado así para darle un buen susto.

El recuerdo de este misterioso personaje se conserva en los clásicos de la literatura marinera en forma de frases hechas y juramentos. “Os veré a todos con Davy Jones”, le promete el capitán Alexander Smollet a Long John Silver en La isla del tesoro (1883); “¿Por qué, en el nombre de Davy Jones?”, pregunta el oficial Gray; “tienes la insolencia de Davy Jones”, le recrimina el pirata Silver a uno de sus camaradas. En Moby Dick (1851) se emplea la expresión “irse a Davy Jones” por dos ocasiones, como sinónimo de “irse a pique” o, simplemente, “morir”.

En tiempos más recientes, ha sido uno de los personajes de dos de las películas de la serie de Piratas del Caribe, en la segunda y tercera parte, concretamente como un demonio de los mares con cara de Kraken.

Davy Jones

También es mencionados por algunos hombres de mar en Assassin’s Creed III y Assassin’s Creed IV: Black Flag, dos de los títulos del famoso videojuego.

La auténtica naturaleza de este ser no está demasiado clara. Para muchos era una simple encarnación del demonio, otros creían que se trataba de un viejo pirata condenado por el diablo a vivir en el fondo del mar como castigo a alguna terrible fechoría.

Con respecto al origen de su nombre, Peter D. Jeans dice en su libro sobre folclore marinero que “Davy” podría venir de “duppy” o “duffy”, un espíritu marino de la tradición caribeña procedente de las religiones africanas; y “Jones”, del célebre personaje bíblico engullido por una ballena.

Bibliografía:

  • Peter D. Jeans, Mitos y leyendas del mar, Barcelona, Juventud, 2007, pp. 410-411.
  • Michael Page y Robert Ingpen, Enciclopedia de las cosas y lugares que nunca existieron, Madrid, anaya, 1987, p. 200.
  • Tobias Smollet, Miscellaneous Works, vol. II, Edinburgh, Stirling & Slade, 1820, pp. 79-80. (Versión íntegra disponible en Google Books).

Si sientes curiosidad por piratas con historia:

Publicado en: Leyendas

Tags: , ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

Comments RSS

  1. En la saga Piratas de Caribe aparece este personaje y su historia es realmente estremecedora.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top