Fantasmas en los Teatros de Londres

La mayoría de los teatros de la zona del West End en Londres tienen un fantasma, e incluso algunos de ellos tienen la suerte de contar con varios. Desde el fantasma sin cabeza que dicen que vaga por el Royal Theatre y el Drury Lane, hasta la señora que enseña constantemente sus manos ensangrentadas en el Old Vic Theatre de la estación de Waterloo.

El teatro más antiguo de Londres es el Teatro Real. Uno de los fantasmas que vaga por aquí, según han contado varios actores, es el de Joseph Grimaldi, el padre de la pantomima, que se aparece sobre todo a los actores noveles. Cuentan que, en ocasiones, su cabeza ha sobrevolado el teatro en algunas actuaciones.

El fantasma más famoso de este teatro es posiblemente el Hombre Gris, una figura enfundada en un traje gris con sombrero que se aparece en determinadas obras de teatro, sobre todo en las más exitosas, o eso dicen. Muchos actores han resbalado en escena y relatan que un hombre gris, desconocido, les empujó en algún momento.

El popular comediante y bailarín, Dan Leno, que murió a los 43 años de edad, también frecuenta el Teatro Real. El sonido de sus zapatos al bailar se suele oír en los pasillos cuando los actores se están cambiando en sus camerinos. Algunos bailarines cuentan que, cuando están en el escenario, les llega un intenso olor a lavanda, olor que usaba Leno para sus obras.

Otro de los teatros londinenses del West End en donde han aparecido figuras fantasmales es el Liceo. Cuentan que William Terris, un actor apuñalado en 1897 en el propio teatro, dijo antes de morir: “algún día, estaré de vuelta sobre este escenario…”. En 1928, más de treinta años después de su asesinato, regresó para atacar a una actriz en su camerino. Terris también ha sido visto en la estación de Covent Garden, alterando al personal que trabaja allí.

El aclamado actor John Buckstone, que murió en 1879, también ha sido visto en la platea del Teatro Real de Haymarket. Personal de este recinto lo ha oído cantar cuando no había nada en la zona de camerinos.

El London Palladium, en Argyll Street, alberga el fantasma de una dama vestida de amarillo, que se pasea arriba y abajo por las escaleras.

Así que, si en alguna ocasión visitáis estos teatros en Londres, y en la oscuridad de la obra notáis un leve frío en la parte trasera de vuestro cuello, es probable que allí cerca, muy pegadito a vosotros, esté uno de los famosos fantasmas del West End londinense.

Publicado en: Fantasmas

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top