La creacion del mundo segun los Aonikenk

Paisaje

Antes del inicio de los tiempos, el mundo al sur estaba habitando por hombres pequeños llamados Tachul. Pero un día llegaron grandes terremotos que desarmaron el suelo y destruyeron todo en a su paso. Así desaparecieron los Tachul de la faz de la Tierra.

Tanto terremoto y un cielo que rugía hizo despertar al dios Seecho, que había estado dormido durante toda una eternidad en el cráter del volcán Pajel-kaike. Una vez que el mundo estuvo calmo, el dios se asomó por el borde del volcán y vio un mundo desolado, sin ningún rastro de vida, cubierto de piedras que mostraban los vestigios de la destrucción.

Entonces el divino Seecho se decidió a crear una nueva raza de hombres, más fuerte y más grande que la anterior para que pudieran sobrevivir en esas regiones inhóspitas. Por lo que se puso manos a la obra durante muchas lunas.

Primero creo a los animales y los liberó en la tierra para que cada uno de ellos vaya al lugar del mundo que más le agrade.

Y antes de crear al hombre, Seecho observó que la Tierra era demasiado inhóspita para la vida, por lo que extendió sus manos hacia uno y otro lado y cubrió de nieve las montañas y creo los lagos, los ríos, los manantiales, que alimentaron el suelo, y creó las plantas, las flores, los árboles y llenó de bosques el mundo y también de mesetas y de valles y hasta de desiertos porque sabía que todo tenía que estar en equilibrio.

Una vez terminada esta tarea, el dios se dedicó a crear a los hombres en el centro del volcán. Así fue que una mañana de sol salió a la superficie del cráter con el primer hombre. Era el cacique Kelchan. Lo ató con una cuerda y con mucho cuidado lo bajó hasta la ladera del volcán. Una vez que lo depositó en la tierra, lo desató y lo dejó libre y sólo.

El cacique abrió los ojos y comenzó a caminar explorando las tierras de la Patagonia. Al poco tiempo encontró un manantial del cual beber y se refugió en unas cuevas del frío de la noche. Poco tiempo después aprendió a cazar guanacos para alimentarse y cubrir su cuerpo desnudo con la piel del animal.

Seecho, que observaba como se desenvolvía Kelchan, decidió que no podía estar sólo, por lo que se dispuso a crear a la primer mujer en el interior del volcán, para que le hiciera compañía.

Durante esos primeros tiempos, Seecho creó a varios hombres y mujeres más en el volcán Pajel-kaike los que fueron libres de caminar y elegir el lugar que quisieran para vivir. Unos optaron por afincarse en los bosques, otros en los valles, y hasta hubo aquellos que se adentraron hasta los desiertos.

Esta raza de hombres fueron los Aonikenk y fueron los primeros habitantes del mundo.

Publicado en: Leyendas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

4 comentarios

Comments RSS

  1. para mi todo esto es falso solo hay un dios

  2. Ruth dice:

    esto es una berdadera mentira aprendan y lean la biblia kien escribio esto no encontraba k aser asi que lea la biblia por k el unico dios es jesus de nasaret asi que aprendan

  3. mayas dice:

    esto porsupuesto que es cirto ciertamente un mito lean la biblia si es que es cierto lo que dice en la biblia

  4. LordLakja dice:

    No se cuantos años tenga esto…
    Pero primero, en que se basan para decir que la biblia dice la verdad y esto no? Tiene la misma coherencia que su biblia, es mas, las religiones americanas precolombinas y otras tantas, como asiáticas o europeas antiguas tienen mas respaldo que las judeocristianas, ya que veneran a “dioses” reales, como el sol, la tierra, “seres” que rigen la vida en la tierra, y no “un Dios” que sice ser el único, sin ningún fundamento, y que se contradice pagina tras pagina.
    Ademas, Ruth, aprenda primero sobre su propia religión por lo menos, ya que en las religiones abrahamicas, el nombre de Dios seria Jehová o Yavé, no Jesús, quien es el mesías, el hijo de dios o dios en la tierra, no Dios en si.
    Y no me vengan a decir lean la biblia, por que la leí y la leo, así que se de lo que hablo.
    Sin querer ofender, pero al final criticando sin fundamento quedan patéticos, y restan valides a su postura.

    Segundo, y cambiando de tema, en la cosmovisión aonikenk ¿no era Dios kooch quien creaba a los espíritus de la naturaleza? ¿y Tons, la oscuridad quien creaba al gigante, que tenia un hijo con una nube convertida en mujer, Elál, quien creaba a los aonikenk? Eso tenia entendido yo, pero voy a seguir investigando.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top