El nacimiento de las Isondúes

Cuentan que en el inicio de los tiempos, cuando Tupá, el dios supremo de los guaraníes, creó a los hombres, quiso que tuvieran lo necesario para sobrevivir, por lo que les regaló el fuego para que se calienten durante las noches frías. Entonces los hombres vivían en armonía y se reunían cordialmente a la luz de las fogatas para hablar y compartir experiencias, cuentos y risas.

Un día, Añá, el espíritu del mal, andaba caminando por esas tierras y se encontró con los hombres reunidos alegremente alrededor del fuego. Su oscuro corazón quedó lleno de envidia puesto que esperaba ver al hombre sufriendo a causa del frío. En cambio los halló riendo y compartiendo charlas en paz, sin motivo para discutir o pelear.

Furioso decidió apagar el fuego que reunía a los hombres, por lo que se transformó en viento y arremetió contra las fogatas apagándolas una a una. Las chispas saltaban y volaban de acá para allá, y Añá las perseguía tratando que no quede rastro de fuego. Los hombres se quedaron petrificados a causa del miedo y de la sorpresa del viento nocturno. Todo parecía favorecer las crueles intenciones del mal.

Pero Tupá estaba viendo lo que pasaba por lo que decidió engañar a Añá y transformó las chispas que perseguía en pequeños insectos que al volar se prendían y apagaban fugazmente, y a los cuales llamó Isondúes. Añá, sin tomar conciencia del cambio, continuó soplando atrás de los bichitos que se fueron alejando de los hombres, prendiéndose y apagándose intermitentemente, diseminándose por los montes.

Mientras tanto, Tupá volvió donde estaban reunidos los hombres y les enseño a reavivar el fuego a partir de las brasas que aún permanecían encendidas.

Así fue como nacieron las luciérnagas o bichitos de luz, las cuales todavía andan de aquí para allá mostrando su brillo a intervalos y engañando a Añá, que continúa volando tras de ellas y soplándolas pensando que son las chispas del fuego que reúne a los hombres.

Publicado en: Leyendas

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Comments RSS

  1. Francisco Martínez Osses dice:

    una leyenda muy bonita me llevó a mi niñes cuando capturabamos a las luciernagas y las depositavamos en un frasco de vidrio el cual se transformava en una verdadera lampara , ahora me arrepiento por la maldad con las pobrecitas

  2. LILIAN dice:

    Me paso exactamente lo mismo yo creci en Paraguay tambien los atrapaba y poniamos en un frasco de vidrio y ahora le toco a mi hija en la escuela como leyenda y las dibujo a los personajes TUPA -AÑA ISONDUES Y LOS ABORIGENES .

  3. BENJAMIN dice:

    es una leyenda que cuenta como la luz bino a nosotros por fuego y bichos de luz.es la mejor leyenda por el empeño del misterio.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top