Los paraguas y la suerte

Paraguas

Cualquier supersticioso sabe que no se debe abrir un paraguas dentro de una casa y el origen de esta creencia tiene dos versiones.

La primera se remonta a la época en que los reyes orientales y africanos usaban sombrillas para protegerse de los rayos solares, y ya que el sol está íntimamente ligado a la religión y la mitología -su forma simboliza el disco solar-, abrirlo en un lugar sombreado, fuera de los dominios del Sol, era considerado un sacrilegio. Pero probablemente esta superstición se reforzó cuando los paraguas llegaron a Europa y empezaron a ser usado casi exclusivamente por los sacerdotes en los oficios de los difuntos, sólo para protegerse del mal tiempo.

Pero los paraguas y sombrillas que usamos ocasionalmente para protegernos de la lluvia o del sol eran poco confiables hace algunos años atrás, y de aquí surge otra posible versión que dice que los primeros fabricantes tuvieron que lidiar con muchas dificultades técnicas antes de poder producir un resorte que permitiera al usuario abrir el paraguas suavemente.

Nada tiene que ver la suerte con abrir un paraguas bajo un techo o dentro de la casa, pero era peligroso ya que los resortes eran muy duros y se debía hacer fuerza para abrirlo. Algunas veces esto causaba que, accidentalmente, se golpeaba a quien estuviera cerca e incluso el mismo usuario. Estos accidentes comunes se atribuían a la mala suerte, ya que nadie era capaz de predecir la manera en que se comportaría el paraguas.

Con el tiempo se instauró la creencia de la mala suerte y surgió otra superstición que dice que es de mala suerte dejar una sombrilla sobre la mesa y que puede surgir una discusión entre los presentes.

Las sombrillas se han utilizado desde hace 3000 años. Cuando las damas llevaban sombrillas (o parasoles) y eran observadas por algún hombre, comenzó un nuevo lenguaje de galanteo: el dejar caer la sombrilla, o el guante, daba oportunidad de intercambiar algunas palabras con el pretendiente, y dejarla caer dos veces, así como también tirar los dos guantes, significaba “Te amo”.

Publicado en: Supersticiones

Tags:

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

Comments RSS

  1. Ana dice:

    Yo acabo (hace pocos minutos) de abrir un paraguas en el interior de mi casa y se me vino a la mente que causa mala suerte

    º.º Y en este momento soy cuidadosa(en donde piso, cuidarme de los cuchillos, alejarme de las ventanas, etcétera).

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top