Stormberger y su influencia en Hitler

Nazismo

Con las bases de las profecías sobre el nazismo de la Biblia, y de las más conocidas de Nostradamus, el siglo XIX nos acercó un poco más a un posible cataclismo mundial que estaba por producirse un siglo después. Nuevas profecías iban surgiendo con el devenir de los años y la más conocida de ellas llegó de la mano de Matthias Stormberger.

Stormberger predijo la aparición de los coches, ferrocarriles y aviones, pero no se detuvo ni mucho menos en los avances tecnológicos, y es que el alemán sorprendió al mundo al decir que:

“Dos o tres décadas después de la primera guerra vendrá una segunda más larga. El ella se implicarán la totalidad de las naciones del mundo. Millones de hombres perecerán sin ser soldados. Del cielo caerá fuego y muchas grandes ciudades serán destruidas”

Era el 1830, más de 100 años entes de la Gran Guerra, y el bávaro predijo con casi total exactitud las dos grandes guerras del siglo, diferenciándolas en dos décadas y prediciendo grandes batallas aéreas que destruirían ciudades enteras y matarían civiles. Hay que recordar que en su época los aviones ni se conocían y que casi todas las grandes guerras hasta aquel momento habían producido la muerte de soldados, pero nunca los civiles se habían visto tan expuestos como él dijo.

Junto a Stormberger otros grandes pensadores predijeron un hecho similar, como el poeta Heinrich Heine o Burkhardt. Cuando Hitler llegó al poder, creyente como era de todas las teorías esotéricas, y temeroso de las profecías, ordenó quemar, dentro de aquella gran quema de libros que se hizo, las predicciones de Stormberger, los escritos de Burkardt y la obra completa de Heine.

Pero no todos fueron profecías en las que se mencionaban cataclismos, sino que más de uno predijo la venida de un “salvador”, como Von List, quien en 1910 proclamó que un extraño llegaría trayendo el orden, un Führer (y utilizó estas palabras) que uniría a Alemania y Austria y a todo el pueblo germano. En sus palabras e ideales acabaría basándose von Liebenfels, considerado el padre del nacionalsocialismo, cuya revista, Ostara, fue el libro de mesa del propio Hitler.

Y no sólo profecías, sino también la astrología pareció unirse a veces para anunciar la Gran Guerra y la llegada de Hitler, como Ebertin, astrólogo quien creyó leer en las estrellas que un hombre de acción, al que llamó Führer y del que dio su fecha de nacimiento (que coincidía ocn la de Hitler) nacería y haría estallar una crisis incontrolable, o como Eckhart, quien contó que en una sesión de espiritsmo realizada en el año 1915, oyó una voz que le decía que un alemán llegaría y levantaría a la raza aria y vencería a los judíos…

¿Verdades, mentiras? ¿simples interpretaciones?. Lo cierto es que las palabras están ahí, escritas algunas, oídas otras, pero existieron. Lo que de ellas se quiera pensar está en nuestro propio entendimiento y en la libertad de nuestros pensamientos.

Publicado en: Profecias

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Comments RSS

  1. La gran sombra negra que Adolfo Hitler arrastro tras de si bien pudo ser captada por mentes sensibles, la gran maldad esa tremenda energía negativa que asoló al mundo tiene que haber sido precedida de alguna aureola casi palpable,creo que el olor a maldad fue sentido antes de su aparición ojala dios quiera que nunca más sintamos la presencia de algun ente similar

  2. Estas en lo cierto FRANCISCO M, Y yo que puedo decir si naci en america en donde no se a dado acciones como se dio en EUROPA, de esterminio por culpa de un ente negativo, como dijo FRANCISCO Mtz. de nosotros esta que no vuelva a suceder. saludos a todos los EUROPEOS.

  3. T dice:

    Bismarck quien el máximo y primer ordenador al dar lugar a la formación del estado alemán mediante la promoción de la guerra franco-prusiana?
    Stalin fue el mayor genocida de la historia de la civilización humana.
    Los ingleses fueron los creadores de los campos de concentración en las guerras boers en Africa del Sur.
    Y también fueron los ingleses los primeros en bombardear poblaciones civiles sin interés militar ni estratégico en su lucha por dominar a las tribus árabes.
    Seamos objetivos, Hitler fue un personaje y una fuerza histórica éticamente despreciable, pero hubo peores, y si predijeron a Hitler, entonces se les escapó la tortuga al no predecir a Stalin, entre otros.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top