Los nueve mundos de la mitología nórdica

Al principio solo había oscuridad…

En ese vacío primigenio surgieron dos mundos: uno de fuego, el otro de hielo, que comenzaron a expandirse lentamente. Cuando ambos entraron en contacto un pequeño cataclismo cósmico tuvo lugar. Se formaron grandes bloques de escarcha y una densa niebla; parte del hielo se había licuado. De aquella agua surgió Ymir, el colosal padre de los gigantes de hielo, cuyo tamaño era tal que ningún hombre podrá llegar jamás a concebirlo. Y aún más grande era la vaca Audumla, que también cobró vida del agua y amamantó a Ymir con la leche de sus ubres.

Cuando el gigante estuvo ahíto, se quedó dormido y comenzó a sudar. De su brazo izquierdo salieron un hombre y una mujer de su misma especie, los cuales propagaron la estirpe de los gigantes de hielo. Mientras esto sucedía, Audumla lamía las saladas rocas de escarcha. Poco a poco, fue desenterrando una figura humana. Era Buri, el ancestro de los dioses, quien tendría un hijo llamado Bor, quien a su vez sería padre de Odín, Vili y Ve. Estos tres dioses entraron en guerra con los gigantes de hielo, a los que derrotaron, matando al colosal Ymir. Con su cadáver crearon los mares, la tierra y el cielo. Después de que terminasen su obra, el universo quedó formado por nueve mundos. Y estos son los siguientes:

Odin a la carga

1) Muspelheim. Un mundo de fuego cuyo calor resulta insoportable incluso para los dioses. En Muspelheim hasta el aire arde. Es el hogar de los gigantes de fuego, el más poderoso de los cuales, Surtur, vigila la entrada armado con una espada llameante.

2) Niflheim. Solitario mundo de hielo eterno, en él brota la fuente que alimenta todos los manantiales del universo. Hay dos surtidores: Caldera Rugiente y Ondas Gélidas.

3) Midgard. Literalmente significa “Tierra Media”. Es el mundo asignado a los hombres, y en el cual viven también los enanos. Odín, Vili y Ve crearon al primer hombre y a la primera mujer a partir de dos troncos que encontraron en una playa. Los enanos, antiguos gusanos del cadáver de Ymir, salieron espontáneamente de la tierra y los dioses decidieron entonces otorgarles raciocinio y aspecto humano. Midgard tiene forma redonda, y lo circunda un gran océano en el cual habita una gigantesca serpiente que impide su desbordamiento rodeándolo con el cuerpo.

4) Asgard. Es la tierra en la que moran los Ases, los poderosos dioses comandados por Odín. Varios edificios maravillosos se levantan en Asgard, entre los cuales destacan Bliskirnir, el castillo de Thor; los salones de Valhala, lugar al que van los guerreros que mueren en combate; y Vingolf, centro de reunión de las diosas. Un puente con forma de arco-iris llameante, el Bifrost, comunica Asgard con la tierra de los hombres. El dios Heimdall lo vigila atentamente durante día y noche.

Yggdrasil, el sagrado fresno cósmico

5) Jotunheim. Mundo-prisión en el cual viven recluidos los gigantes de hielo y los gigantes de piedra. Impenetrables bosques de hierro y anchos ríos que nunca se hielan impiden su fuga.

6) Vanaheim. Es el mundo de los Vanes, dioses de la fertilidad y la prosperidad, a los cuales los Ases sometieron.

7) Alfheim. Se encuentra sobre Midgard y es el hogar de los elfos de la luz.

8) Svartalheim. Mundo subterráneo en el cual viven los maléficos elfos de la oscuridad.

9) Hel. Aquí vienen a parar los muertos que no merecen acompañar a los dioses en Asgard, es decir, aquellos que han fallecido de viejos o por enfermedad. Está situado bajo Midgard, y su centro lo ocupa la isla Naastrand, sobre la cual se levanta una gran cámara de tortura que espera a aquellos que fueron viles durante su vida. Al lado se construye con las uñas de los muertos el Naiafarer Nalfgar, el drakkar con el que las hordas del mal asaltarán Asgard un día, cuando llegue el Ragnarok, el fin del mundo tal y como lo conocemos.

Estos nueve mundos se ordenan a lo largo de Yggdrasyl, el fresno sagrado que sostiene el universo. En sus ramas vive el águila Traga Carroña, y también cuatro ciervos que se comen los tiernos brotes del árbol. Este tiene tres raíces, que llegan respectivamente hasta Asgard, Jotunheim y Niflheim, en donde cada una se alimenta de un manantial. La raíz de Niflheim sufre los ataques del dragón alado Nightog, que roe su dura madera poco a poco, y de cuatro serpientes que emponzoñan el agua con la que se nutre. En Asgard, la diosa Urd cura amorosamente las heridas del fresno con un ungüento especial. En el manantial de Jotunheim se encuentra la cabeza del dios Mimir, al que Odín consulta con frecuencia, pues conoce el pasado, el presente y el futuro. Por el tronco de Yggdrasil sube y baja una ardilla, mensajera de los insultos que Traga Carroña y Nightog se envían entre ellos.

Publicado en: Mitologia nordica

Tags: , ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

13 comentarios

Comments RSS

  1. Samuel dice:

    Si queréis buena lectura sobre la mitología nórdica os recomiendo “Run, la leyenda de los nueve mundos” podéis encontrarlo en amazon.

  2. stefanny dice:

    Gracias

  3. odín(padre de todos) dice:

    que hermosos son las historias de nuestros ancestros del norte que perduran hoy en dia que los dioses no fueron olvidados en Asgard gracias por honrar a los odinistas(asutras)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top