Fantasmas en Buenos Aires

Fantasmas Buenos Aires

Carlos Gardel ha sido uno de los grandes mitos de la historia de Argentina, y el símbolo de una cultura, la del tango, la de la pasión desbordada en movimientos imposibles, la de la danza llevada al arte, la de la palabra hecha poesía. Carlos Gardel fue una leyenda que traspasó los límites de Buenos Aires, y como tal leyenda, no sólo su voz ha vivido en el paso de los tiempos.

El mercado del Abasto es uno de los lugares más conocido en Buenos Aires. Situado en la calle Corrientes, se construyó a finales del siglo XIX y hoy día es el shopping center más grande de la ciudad. Dentro, uno de sus patios está dedicado al mítico tanguero Carlos Gardel quien durante un tiempo estuvo trabajando allí. Tras su muerte, varios son los que han dicho haber visto su fantasma paseándose por el mercado, e incluso hay algunas grabaciones de las cámaras de seguridad que registran una presencia extraña.

Muy cerca se encuentra la línea A del metro, la más antigua y pintoresca, que baja de la Avenida Rivadavia. Entre las estaciones Pasco y Alberti, por un momento, las luces del vagón pierden su intensidad. La mirada se dirige hacia las ventanillas para mirar al exterior, justo en el momento en que vemos un extraño hueco de lo que pudo haber sido una estación que se quedó a medio construir. Es en esa estación “fantasma” donde de repente se nos aparece la eterna figura de dos fantasmas, vestidos de obreros de aquella época de principios del siglo XX cuando se excavaron los túneles de esa línea, y que al parecer, murieron durante su construcción.

Cerca de la Avenida Rivadavia, en el parque Lezica se aparece también el fantasma de una planchadora que dicen lo hace con la plancha en una mano y su cabeza en la otra, y es que la desdichada mujer murió en la zona, decapitada por su novio.

Pero quizás uno de los fantasmas de Buenos Aires más conocido sea el de Clementina y sus duendes. La “Torre Fantasma” que está en el popular barrio de la Boca tuvo una peculiar inquilina que dicen las lenguas que vivía junto a tres duendes. Aún hoy día, dicen que Clementina sigue habitando aquella torre, y apareciendo por sus calles.

Torre fantasma

La Torre Fantasma

También las leyendas tradicionales tienen su cabida entre las fantasmales creencias de los bonaerenses. Los indios Quilmes creían que había un “pozo sin fondo“, al que llamaban Guruc, donde caían los que no tenían alma. Aquella palabra, guruc, terminó deformándose con el tiempo hasta quedar en “gruta”, un lugar donde las almas permanecían eternamente en una lenta agonía. Quizás por eso siempre se han asociado los túneles de la ciudad a ese pozo sin fondo. Un tal Alves, que trabajó para Juan Manuel de Rosas, en el siglo XIX, decapitó a otra persona y se la llevó a través de los túneles. De repente se encontró un pozo del que emanaba mucho calor. Cuando el verdugo arrojó el cadáver al pozo pudo escuchar del interior unos gritos agónicos, al mismo tiempo que observó que no pudo oír el golpe del cadáver al caer en el fondo. También bajo el Banco de la Nación Argentina hubo un terreno conocido como el “pozo de las ánimas” y en el que hubo un cementerio.

Hay muchas más historias de fantasmas que pueblan la ciudad de Buenos Aires, y de entre ellas, otra de las que son bastante conocidas es la del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco que se asienta sobre el terreno en el que tiempo atrás hubo una compañía traficante de esclavos. Desde entonces son varias las personas y los encuentros que han habido con una extraña presencia, la imagen de una mujer blanca y alta, rodeada de una espesa niebla…

Y así podríamos continuar con otras historias de fantasmas, como el del cementerio de Chacarita, o el de la Recoleta… pero eso… eso será en otra ocasión…

Publicado en: Fantasmas

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

13 comentarios

Comments RSS

  1. Filomenta dice:

    El origen de la palabra gruta es mucho más antiguo que el origen del pueblo Quilmes (aprox a fines del siglo XV).
    La palabra proviene del griego κρύπτειν que significa “ocultar”. Esto puede chequearse accediendo a la RAE.

  2. paula dice:

    increible lo del subte no viajo mas!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. brigitte dice:

    es increíble la torre fantasma hehe

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top