La construcción de las Pirámides de Egipto

Piramides de Giza

Imponentes, majestuosas. Las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos se alzan en medio del desierto de Gizah altivas. Te detienes frente a ellas, y quedas absorto; tu mente perdida en el tiempo; en épocas de conquistas; en épocas de Grandes Imperios… y sobre todo, en épocas de una civilización que ha cautivado a la Humanidad por su grandeza, por sus monumentos, por sus misterios.

Las pirámides, ¿cómo se construyeron?, nos preguntamos. ¿Cómo es posible que en una época sin los medios actuales, se pudiera construir con tal perfección un monumento funerario capaz de albergar en su interior las catedrales de Florencia, Milán, El Vaticano, Londres y la Abadía de Westminster. La Gran Pirámide de Keops tiene 2.300.000 bloques de piedra caliza de entre dos y quince toneladas cada uno. 230 metros en cada una de sus caras y 146 metros de altura. Por otro lado, su relación matemática perfecta: el doble de la longitud de sus lados por su altura, el famoso número pi.

Muchos misterios, muchos secretos, y sobre todo, mucho respeto. Misterios y respetos que, sin duda, se vieron aderezados por muchos desastres ocurridos en relación a momias y tumbas egipcias. Recordemos, por ejemplo, lo sucedido en el Valle de los Reyes, cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón un 17 de Febrero de 1.923. De la expedición que lo acompañaba, en los 6 años posteriores, 35 personas murieron en condiciones misteriosas. incluso, el perro de Lord Carnavon murió de un infarto fulminante. Una inscripción grabada sobre tu tumba, desató el miedo:

“La muerte golpeará a quien perturbe el sueño del Faraón”

O qué decir del hundimiento del Titanic. Poco saben que en el Titanic, un inglés llevaba en las bodegas la momia de una pitonisa de la época de Amenofis IV. Esa momia llevaba un brazalete cuya inscripción rezaba:

“despierta de tu postración y el rayo de tus ojos aniquilará a todos aquellos que quieran adueñarse de ti”

Son dos sucesos entre otros muchos que se han producido a quien de un modo u otro han estado relacionados con aquel pasado egipcio, y que han servido para que la construcción de las pirámides esté envuelta de un halo misterioso que aún hoy se intenta desvelar.

Metafísicas aparte, poco a poco se van descubriendo nuevas pistas que habilitan teorías cada vez más perfeccionadas sobre su construcción. La primera pirámide construida fue la pirámide escalonada de Zóser en el año 2.650 a.C. para el Faraón Snefru, padre de Keops. Construida como una mastaba, ha servido de base para el estudio de otras pirámides mayores. Así, el arqueólogo alemán Guenter Dreyer formuló en el año 2005 una teoría según la cual la construcción de las pirámides es una sucesión de montículos y muros que se iban superponiendo, de modo que una pirámide no es sino un desarrollo del concepto de la mastaba, a la que se le iban añadiendo muros.

El primer gran misterio en la construcción de todas las pirámides y al que se enfrentan todas las teorías, es el de la elaboración de las grandes piedras de las que se hacían uso. hay varias teorías, pero se cree que las piedras se clasificaban según su dureza y apariencia, en caliza, arenisca, alabastro y granito. Los egipcios usaban los estratos de mayor calidad y extraían mediante galerías los materiales más resistentes a la intemperie. Los bloques se cortaban con forma cuadrada o rectangular, y para tallarlos y cortarlos se usaban mazos de madera y herramientas de cobre y bronce. Hasta hace unos años, se pensaba que en las hendiduras se introducían cuñas que al mojarse, se expandían y separaban la piedra. Pero dadas las herramientas existente, ahora se afirma que se introducían cinceles y se calzaban con cuñas, de modo que la presión era doble. Para las piedras duras se golpeaban con un mazo de piedra dolerita. Otra teoría afirmaba que se encendían fuegos y así el granito, por el calor, se rompía.

El segundo misterio al que enfrentarse es su forma triangular. Se relaciona con el concepto de espiritualidad de los egipcios. Este tipo de construcción era un vehículo para la continuación de su vida en el más allá, de modo que asemejaban a una especie de escalera por la que el espíritu del Faraón alcanzaba el cielo. Otras teorías apuntan a que su forma se asimilaba a la de las montañas, dado que en la religión egipcia, las deidades habitaban en las montañas.

Y por último, el tercer y gran misterio: el de su construcción. Muchas son las teorías como decimos, pero la más fundamentada es la que se basa en escritos de Herodoto, quien describía con todo lujo de detalles la construcción de la Gran Pirámide de Gizeh. Según el historiador la pirámide fue construida en 20 años y con 3.000 trabajadores. La pirámide constaba de varias alturas, en las que se situaban poleas, de modo que una vez llegaba la piedra a una de esas alturas, la polea la levantaba a la siguiente y así sucesivamente. Pero dado que no había herramientas similares en esa época, pronto se desechó, aunque sirvió para elaborar aquellas otras teorías que hoy resultan más convincentes: de todos los bloques se procuraban encajar los externos, los visibles, de modo que la construcción pareciera perfecta, pero los internos se soltaban y luego se rellenaban los huecos con barro y piedra. Estos bloques se subían por rampas exteriores, y a través de una especie de patines por los que rodaban. De ellos tiraban unas poleas y se ayudaban de palancas. Al mismo tiempo que se iba ganando altura, las partes acabadas se iban recubriendo a fin de reafirmar el terreno y las pendientes. La punta de la Gran Pirámide se recubrió con un gran piramidón de oro. finalmente, esas rampas exteriores, al no estar bien ancladas, se habían perdido con el paso del tiempo.

Esta teoría echó por tierra aquella otra por la que se postulaba que sólo existía una gran rampa que ascendía desde la base, en línea recta, hasta el vértice, cosa bastante ilógica si se tiene en cuenta que con una pendiente así, sería materialmente imposible subir las grandes piedras.

La última y gran teoría ha sido la publicada hace escasos días, según la cual el francés Jean Pierre Houdin afirma que esas rampas existieron realmente, pero por el interior de la pirámide.

Piramides segun Jean Pierre Houdin

Esta rampa interior en forma de túnel, facilitaba la construcción de la pirámide desde el interior al exterior, y por ello requería de menos herramientas, y ninguna polea. Según el francés, hubo dos retos: construir la propia pirámide, y luego la cámara funeraria. Inicialmente, para las primera alturas, se usó una rampa exterior. A partir de ahí, se construyó la rampa en espiral a lo largo de la cual iban colocándose las piedras. Las esquinas se tapaban posteriormente. Para los bloques superiores de la cámara funeraria, afirma que se usaron contrapesos que ayudaban a alzar las piedras.

Y, por último, para los amantes de las creencias extraterrestres, por supuesto, no podía faltar la hipótesis de la intervención de seres de inteligencia superior. Von Daniken afirma que hoy día, nadie podría construir una pirámide con la perfección de la de Keops, y si eso es así, la implicación es clara, según él… sólo seres superiores pudieron aportar las técnicas y conocimientos para su construcción. Entre sus seguidores, el propio J.J. Benítez. quienes afirman que no sólo las pirámides tienen implicaciones extraterrestre, sino otros muchos monumentos, como Macchu Pichu o Chichén Itzá.

Puedes seguir leyendo sobre el Antiguo Egipto en:

Publicado en: Misterios sin resolver

Tags: ,

Imprimir Imprimir



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

75 comentarios

Comments RSS

  1. Hector dice:

    Si creemos en un Dios que creo todo como consta en Genesis, veremos que hasta el diluvio, lo cual aocurrio hace aproximadamente 4500 anos, el hombre vivia unos 900 anos, pero luego de este el promedio de vida disminuyo gradualmente a 120 anos en un termino aptoximado de 800 anos por causa de la alimentacion (como ocurre hoy en dia segun la OMS). Y los primeros hombres, despues del diluvio, tenian conforme a los anos de su existencia, una capacidad intelectual superior a la del adulto actual que le permitio desarrollar tecnicas superiores a las actuales y que se desconocen en el presente ya que no tenian necesidad de recordarlas por medio de la escritura, la cual surgio como una necesidad muchos siglos despues.

  2. cristian garcia dice:

    exelente todo lo que lei esta muy bien redactado felicito el interes de las personas para tan interesante cultura. Saludos desde el salvador a todos..

  3. mario dice:

    Hola:

    Me pongo en contacto con usted para presentarle una “nueva” lectura sobre la Prehistoria peninsular (a la par que Mediterránea) que quizá haya pasado por alto… Particularmente, y como no puede ser de otro modo, existen más que indicios de que los egipcios habrían estado en la Península Ibérica al menos desde el 3.000 a.C….

    Me presentaré: soy un autor que en breve va a publicar un segundo libro (Sumerios en Andalucía). No soy ni mucho menos arqueólogo, aunque sí un gran aficionado a la Historia. Se trata de una exposición, siempre tratando de no alejarse ni un ápice de un criterio eminentemente histórico y objetivo, en la que se plantea cómo las civilizaciones surgidas a partir del 3.000 a.C. habrían conocido (y visitado) áreas tan “lejanas” como la Península Ibérica. La razón: la búsqueda de un cobre que empezaba a escasear en oriente…lo cual no es más al fin y al cabo que un rescate de ideas sobre las que antaño ya se discutió. Esta hipótesis se avala con suficientes indicios/pruebas (desde las arqueológicas, antropológicas, las genéticas derivadas de la Genética de Poblaciones, las referidas a la particular Pintura Rupestre Peninsular, antiguos textos sumerios, micénicos, egipcios, etc.) para, al menos, considerarlo como una más que factible posibilidad.

    Aceptar tan “atrevida” afirmación contribuiría a encajar extrañas y hasta inexplicables realidades (del todo palpables) como el zigurat de Cerdeña o la protoescritura encontrada sobre algunos materiales prehistóricos hallados en Huelva (caracteres con clarísima relación con los de la época minoica al otro lado del Mediterráneo), el orígen de los cíclopes y el verdadero recorrido de la nave de Ulises, la tímida explosión de la edad del cobre en un curioso foco tan alejado de la Creciente Fértil (el sur de la Península Ibérica con civilizaciones tan particulares como la Cultura del Argar durante el II M.a.C. o incluso Los Millares mil años antes), las embarcaciones pintadas en el Abrigo de Laja Alta en Cádiz…

    ¿Qué pretendo con este correo?. Simplemente ofrecerle el envío de algún ejemplar (por supuesto que sin cargo ninguno) por si tomara a bien echarle un ojo; estaría más que agradecido. Nada más. Le envío la portada de lo que en breve se publicará

    Un saludo y muchas gracias por su tiempo

  4. Soy Daniel y me interesa muchísimo en la forma y la agilidad que tuvieron estos creadores de las pirámides por lo tanto creo que estas fueron creadas , de manera que ello fuero derritiendo las piedra según su tamaño y largo por que en aquellos tiempos ya existían plantas que hicieran la función de derritir las piedras yo lo digo porque algunas culturas hacían de derritir las piedras , realizaban una capa externa de piedra derritidad de pequeño espesor y luego la parte interna iba fundido oro neto y cubierta en su totalidad con la piedra derritidad , luego esto quedaba como una piedra normal y nadien suponía esto esto es lo que puedo decir y también es algo que tiene mucha lógica …etc

  5. Mauricio dice:

    Hola yo tengo una teoria revolucionaria con respecto al tema de la contruccion de las piramides con los fundamentos correspondientes.pero si uviese una recompensa o algun premio que interese lo haria publico pero sino no se justifica!!!jajaja tendria que escribir un libro e incluir mi teoria.A ustedes que les parece.Grcias y saludos!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top